La sonda japonesa Hayabusa2 logra aterrizar con éxito en un asteroide

Posted Febrero 23, 2019

La operación, que representa el punto culminante del largo periplo de Hayabusa2, estaba prevista para octubre pasado, pero fue muy complicado para los científicos japoneses hallar un lugar de aterrizaje apropiado, a causa de la forma y la superficie irregular de asteroide, conocido como Ryugu.

El descenso del Hayabusa2 se demoró alrededor de cinco horas por una comprobación de seguridad, pero la capsula no tripulada aterrizará el viernes por la mañana como estaba previsto, explicó la Agencia Japonesa de Exploración Aeroespacial. Los expertos dicen que las muestras de material han sido recogidas con éxito, aunque esto sólo podrá confirmarse una vez que la sonda regrese a la Tierra, deseablemente a fines del 2020.


El director de la misión, Makoto Yoshikawa, expresó su "gran alivio" por el logro del Hayabusa2, que su juicio significa "un nuevo comienzo para la ciencia planetaria", durante una rueda de prensa convocada en la capital nipona. Fue la primera en traer polvo de asteroide a la Tierra, aunque no tanto como se esperaba.

Al bajar hacia el asteroide, la sonda disparó proyectiles de tantalio sobre el terreno con el objetivo de crear un cráter artificial y extraer materiales que luego fueron tomados por un brazo del aparato. El asteroide tiene unos 900 metros (3.000 pies) de diámetro y está a 280 millones de kilómetros (170 millones de millas) de la Tierra.


Es la segunda nave espacial japonesa que aterriza en un asteroide después de que la primera Hayabusa tocase superficie en un asteroide cercano a la Tierra llamado Itokawa en 2005.

La Agencia Espacial de Estados Unidos (NASA) también cuenta con una misión similar al Hayabusa2, la emprendida por la sonda Osiris-Rex con destino al primitivo asteroide Bennu, que alcanzó a finales del año pasado para retornar a la Tierra con muestras en 2023.