Los 'Chalecos amarillos' arremeten contra la violencia policial en su 12ª protesta

Posted Febrero 08, 2019

En París, la "gran marcha de los heridos" comenzó alrededor del mediodía en el distrito 12 de la ciudad y terminó en la Plaza de la República, donde los manifestantes denunciaron el uso de LBD, un arma no letal que ha sido utilizada más de nueve mil 200 veces desde que iniciaron las protestas.

Se endurecen las sanciones contra quien destruya en el marco de una manifestación, se consideraría delito ocultar el rostro, se obligaría a resarcir daños a quien los realice e inclusive se crearía una lista de personas que tendrían prohibido manifestarse.

Según el colectivo militante "Desarmémoslos", veinte personas resultaron heridas de gravedad en el ojo -la mayoría quedaron tuertas- desde el 17 de noviembre.


Rodrigues era uno de los manifestantes que encabezaba la marcha este sábado, y fue ovacionado al ser reconocido en la multitud.

Los "chalecos amarillos" se manifiestan este sábado en Francia contra la violencia de la policía, en su 12ª protesta, tras dos meses y medio de movimiento contra la política social y fiscal del gobierno.

La manifestación de hoy tuvo lugar un día después de que el Consejo de Estado amparase que la policía pueda usar las pistolas LBD40 que disparan simultáneamente decenas de balas de goma para controlar disturbios en manifestaciones.


"Si no hubiera tiendas saqueadas, barricadas, coches incendiados, edificios públicos destrozados [.], si se respetara la ley, simplemente, no habría heridos", consideró el ministro de Interior, Christophe Castaner, prometiendo un dispositivo policial "potente" para este sábado.

“Para acabar con la fuerza desmesurada que impone el gobierno para hacer callar la protesta”, se instó a los manifestantes a acudir con “parches en un ojo, vendas, pintar de rojo los chalecos amarillos como si fuera sangre”, según mensajes lanzados en Facebook. Se celebraron protestas en varias ciudades francesas, como Burdeos, Toulouse, Lyon, Rennes, Nantes, entre otras.

Los chalecos amarillos ahora reclaman también reformar la Constitución en aras de una democracia plena y que los ciudadanos tengan la posibilidad de pedir e impulsar la realización de referendos nacionales sobre temas relevantes.


También se registraron incidentes en Morlaix (oeste) o en Nancy y en Estrasburgo (este).