Las contradicciones del dueño de la finca de Totalán donde cayó Julen

Posted Febrero 07, 2019

Lo hizo, según asegura, sobre la una de la tarde del domingo 13 de enero. Luego llamó a otra persona para que la arena que se había generado moverla. "Advertí del peligro que había, que alguien podía meter un pie y partírselo". En su versión, el niño se "escurrió" entre los bloques y cayó.

Según su relato, "el niño estaba jugando" y entonces él escuchó "voces aterradoras", se acercó " y descubrió que el niño de dos años y medio "se había escurrido entre los dos bloques y había desaparecido".


"Nunca, nunca, nunca me lo voy a perdonar", repitió.

No obstante, el matrimonio ya ha firmado poderes a la abogada Antonia Barba García, tal y como develó en exclusiva elcierredigital.com, para que pueda personarse en el Juzgado de Instrucción número 9 de Málaga, en su nombre como perjudicados en la instrucción abierta. Versión que ha desmentido el pocero y que la Guardia Civil no se cree, según apunta varias fuentes. Hizo alrededor del pozo movimientos de tierra para construir un muro de contención. El dueño de la propiedad asegura que la parcela tenía una gran pendiente y que realizó un llano con la ayuda de un amigo.


Serrano ha negado que las obras fueran para hacer una vivienda. Explica que le presupuestó 12 euros si el resultado de la prospección era negativo y 27 si era positivo. "Me dejó el boquete abierto", dijo Serrano.

Ante los medios, explica que tapó el pozo con dos bloques de hormigón. "Jamás pudo David ser consciente de ese riesgo, nadie lo podía haber visto como una posibilidad real". En su declaración, de apenas tres minutos, ha insistido en que advirtió del peligro que había pero que "en la vida pensó que por ahí cabía un niño". Flores Vila ha puesto sobre la mesa los datos del Instituto Nacional de Estadística con respecto a los accidentes domésticos, fruto de los cuales al año mueren unos 800 niños en España. El primero, sobre las cuestiones técnico-jurídicas que rodearon las circunstancias del pozo por el que cayó el niño. Según ha relatado el arquitecto, la normativa obliga a los constructores a rellenar toda la perforación con el mismo material o similar, y el último tramo deberá estar reforzado con hormigón. El segundo, elaborando un informe que analiza técnicamente y valora desde el punto de vista económico la operativa de salvamento de Julen. Y que el despacho de abogados realiza en previsión de que durante la causa que investiga el caso se pueda pedir a Serrano que cubra los gastos de los trabajos de rescate. Aunque los letrados han dicho que no les consta que todavía haya investigados por el trágico suceso y que consideran que se trató de un fatídico accidente, han precisado que "la única responsabilidad penal, si la hubierse, sería del pocero".