El chavismo ofrece diálogo para superar crisis por la legitimidad de Maduro

Posted Enero 14, 2019

Este sábado, el Gobierno venezolano se reunió con referentes de la ONU quienes se ofrecieron a ayudar en la crisis económica y humanitaria que atraviesa el país.

Asimismo, Maduro en materia de paz, justicia e instituciones sólidas â€'penúltimo objetivo de la ONUâ€', solicitó la cooperación del organismo, para impulsar un diálogo nacional 'por la paz, por el reconocimiento mutuo, por la armonía la convivencia, la coexistencia de distintas visiones políticas'.

En ese sentido, Maduro dijo que pidió al secretario general de la ONU, António Guterres, que le ayude a relanzar la mesa de negociaciones con la oposición.

Cabe recordar que el jueves pasado Nicolás Maduro refrendó su mandato hasta el 2025, por lo que varios países del mundo no han reconocido la legitimidad de la situación política que se vive en el país sudamericano.


De igual forma, indicó que se ha avanzado en el punto de protección de la vida submarina con la prohibición de la pesca de arrastre desde el año 2009 con la aprobación de una ley promulgada por el entonces presidente Hugo Chávez.

Sus detractores señalan que, al haber sido reelegido en unas elecciones consideradas fraudulentas y a las que no se presentó el grueso de la oposición por estar presos o inhabilitados sus principales dirigentes, su legitimidad está lesionada.

Arreaza dijo que ese encuentro podría ser durante una cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), que celebra reuniones anuales desde 2013 y cuya presidencia pro témpore reposa en el mandatario salvadoreño y aliado de Maduro, Salvador Sánchez Cerén.

El Gobierno de Brasil emitió ayer una declaración en la cual reconoce al líder del Congreso, Juan Guaidó, como el legítimo presidente de Venezuela, mientras el mandatario colombiano, Iván Duque, insistió ayer en que los países democráticos deben pedir que Venezuela se libere de la "dictadura".


Pero el Parlamento, el único poder que controla el antichavismo, no cogió la cuerda del diálogo y este mismo sábado reiteró que trabaja en una hoja de ruta para acabar con lo que considera la "usurpación" de la Presidencia a manos de Maduro. A su vez, la Unión Europea, Estados Unidos y Canadá han cuestionado la legitimidad de Maduro.

"Hoy tenemos todas las piezas del rompecabezas: tenemos el respaldo social y el acompañamiento internacional, ahora toca armar ese rompecabezas y la protesta del 23 de enero es fundamental para eso", aseveró durante su participación en una asamblea de la coalición opositora Frente Amplio.

Estas tensiones diplomáticas ocurren, además, en medio de la acuciante crisis económica y política que atraviesa Venezuela, y que se expresa en escasez generalizada, hiperinflación y un éxodo de más de 3.000,000 de personas, según cálculos de la ONU.