China y EE.UU. dialogan en Beijing para cesar guerra comercial

Posted Enero 08, 2019

El vocero del Ministerio de Exteriores, Lu Kang, confirmó el inicio de las negociaciones durante una conferencia de prensa rutinaria el lunes.

El funcionario dijo que están previstos dos días de diálogos con el objetivo de dar cumplimiento al acuerdo forjado el mes pasado entre los presidentes Donald Trump y Xi Jinping para postergar la imposición de nuevos aranceles.

La delegación estadounidense no reaccionó de manera inmediata, según informó la agencia The Associated Press.

Esas detenciones y prohibiciones buscan que los estadounidenses colaboren con investigaciones que esté haciendo la justicia china y tienen que ver con disputas de corte comercial, señaló la advertencia de viaje.


El encuentro comercial de dos días en la capital china se da mientras el paro parcial de actividades del gobierno estadunidense comenzó su tercera semana sin que haya perspectivas de avance.

El presidente Trump dijo el domingo que las conversaciones con China marchan muy bien y que la debilidad de la economía del gigante asiático da razones a Pekín para trabajar en favor de un acuerdo.

"Ambas partes tienen la intención de resolver los problemas comerciales", dijo Lian Ping, economista jefe del Banco de Comunicaciones, el quinto prestamista más grande de China.

El Gobierno de Estados Unidos pidió ayer a sus ciudadanos que si viajan a China extremen la precaución debido a "la aplicación arbitraria de las leyes locales" y al no reconocimiento de la doble nacionalidad chino-estadounidense.


Y desde luego, esperamos que los ciudadanos extranjeros también respeten las leyes chinas, puntualizó Lu.

Trump impuso aumentos de aranceles del 25% sobre bienes chinos por valor de 250.000 millones de dólares en importaciones en represalia por las acusaciones de que Beijing roba tecnología.

Washington, Europa y otros socios comerciales alegan que las tácticas de Beijing violan sus obligaciones de libre comercio.

"Las autoridades chinas han sostenido su amplio poder para impedir a ciudadanos estadounidenses abandonar China al usar 'prohibiciones de salida', en algunos casos manteniendo a estadounidenses en China por años", explicó el departamento en su aviso.