Otra nave se escapó del Sistema Solar

Posted Diciembre 11, 2018

Se ha convertido así en la segunda nave en abandonar la heliosfera, la burbuja protectora formada por el campo magnético del Sol y que contiene todos los planetas del Sistema Solar.

Lo que sea que Voyager 2 encuentre fuera de la heliosfera se sumará a sus contribuciones a la investigación espacial que ya cuentan con sus visitas a Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno, el descubrimiento de 16 lunas además de fenómenos como la misteriosa Gran Mancha Oscura de Neptuno y las grietas en la capa de hielo del satélite de Júpiter, Europa.

Para llegar a la conclusión reciente de que se cruzó el margen, los expertos se guiaron en que el plasma a bordo del artefacto dejó de registrar viento solar en el ambiente, siendo la prueba más determinante.

Otra nave se escapó del Sistema Solar
El segundo mensaje de la humanidad a los extraterrestres llega al espacio interestelar

TAMBIÉN EN MSN: Mira el aterrizaje de la sonda InSight en Marte.

Actualmente, la sonda se encuentra a UNA distancia de 18.000 millones de kilómetros del globo terrestre y se necesitan cerca de 16,5 horas para que llegue a la Tierra la información reunida. Dos instrumentos a bordo de la sonda Voyager 2 rastrean estas partículas cuando chocan con la nave espacial. Hasta hace poco, el espacio que rodeaba a la Voyager 2 estaba lleno sobre todo de flujo de plasma solar, llamado viento solar.

La evidencia más clara de su salida del Sistema Solar la entregó el Experimento de Ciencia de Plasma (que en Voyager 1 dejó de funcionar en 1980). Y el PLS usa precisamente la corriente eléctrica del plasma para detectar la velocidad, la densidad, temperatura, presión y flujo del viento solar.


"Trabajar en Voyager me hace sentir como un explorador, porque todo lo que vemos es nuevo", dijo John Richardson, investigador principal del instrumento PLS y científico investigador principal del Instituto de Tecnología de Massachusetts en Cambridge. "Aunque la Voyager 1 cruzó la heliopausa en 2012, lo hizo en un lugar diferente y en un momento diferente, y sin los datos de PLS. Así que estamos viendo cosas que nadie había visto antes".

"Todavía hay mucho que aprender sobre la región del espacio interestelar más allá de la heliopausa -límite entre la heliosfera y el espacio interestelar-", comentó Ed Stone, uno de los especialistas a cargo del proyecto.

Juntos, los dos Voyagers brindan una visión detallada de cómo nuestra heliosfera interactúa con el constante viento interestelar que fluye desde más allá. Con la intención de complementar las observaciones, está estipulado que en el 2024 se lance la misión Mapeo Interestelar y Sonda de Aceleración (IMAP, por sus siglas en inglés). A medida que la nave volaba a través del Sistema Solar, se utilizaba la reprogramación por control remoto para dotar a los Voyager con mayores capacidades que las que tenían cuando abandonaron la Tierra.


Técnicamente, sin embargo, sigue estando en el sistema solar, cuya frontera está establecida en los confines de la nube de Oort, bastante más allá de Plutón. De hecho, ninguno de nosotros estará vivo cuando Voyager 2 logre ese hito en aproximadamente 300 años más. Aunque estuvieran apagadas, las sondas seguirían viajando potencialmente durante miles de millones de años.