Clara camaradería entre Bin Salman y Putin Internacional

Posted Diciembre 03, 2018

La agencia de inteligencia de Estados Unidos se enteró de una decena de mensajes enviados por el príncipe heredero saudí Mohamed bin Salmán horas antes y después del asesinato del periodista Jamal Khashoggi al asesor que supervisó la operación, según informó el sábado el Wall Street Journal.

El 2 de octubre, Khashoggi ingresó en el consulado saudita en Estambul para hacer un trámite y nunca más lo vieron.

Momentos antes, el príncipe había sido fotografiado en el extremo más alejado de la tradicional "foto de familia", ignorado por otros líderes.


La presencia de Salmán es incómoda para la mayoría de los asistentes desde que se lo sindicó como el responsable del asesinato del periodista Jamal Kashoggi, quien hace casi dos meses ingresó al consulado saudí en Estambul y no volvió a salir.

La primera ministra británica, Theresa May, organizó una conferencia de prensa en la cumbre del G20 en Buenos Aires, Argentina.

El propio presidente ha asegurado que no han hablado de nada importante durante el breve saludo: "No tuvimos ninguna discusión". Mohammed bin Salman arribó esa mañana a Buenos Aires para participar de la Cumbre del G20 que se llevará a cabo en la Capital Federal en el marco de un impresionante operativo de seguridad. Ese encuentro habría levantado probablemente ampollas en el Congreso de EE.UU., donde sigue muy viva la polémica por el supuesto asesinato en octubre de Khashoggi a manos de un grupo de agentes saudíes, entre ellos algunos cercanos al príncipe heredero.


En un mensaje fechado de mayo de 2018, Khashoggi comparó al príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohammed bin Salman, con un "animal 'pac-man' ("comecocos"), que cuanto más víctimas come, más quiere".

Los mandatarios de diversas naciones arriban a Argentina.

"No, por supuesto que escucho", respondió Mohamed bin Salman con una amplia sonrisa al percatarse que estaban siendo filmados, mientras que Macron, con una sonrisa tensa, se giró para darle la espalda al periodista que grababa la charla entre los dos líderes, siempre según el periódico. Poco antes de su llegada al país, la organización internacional Human Rights Watch le solicitó a la Justicia de Argentina detener al miembro de la realeza de Arabia Saudita.