Desalojados dos trenes en Barcelona ante la posible presencia de explosivos

Posted Noviembre 08, 2018

Los pasajeros que esperaban para coger un tren se acumulaban, formando largas colas en el vestíbulo de la estación.

Los TEDAX han revisado las vías del AVE para comprobar que no se encontraba ningún objetos sospechoso y aunque en estos momentos continúan con los trabajos de comprobación, algunas vías ya han reanudado el tráfico.

Los Mossos d'Esquadra han desalojado la mañana de este miércoles dos trenes de las vías 3 y 4 de AVE en la estación de Sants de Barcelona por motivos de seguridad y han activado a los equipos Tedax de desactivación de explosivos.


Adif ha abierto una investigación interna para analizar cómo se ha gestionado la detección de una maleta sospechosa que parecía contener una granada en el escáner de seguridad de la estación del AVE en Sants (Barcelona), que resultó ser una falsa alarma. Finalmente, los agentes del Cuerpo Nacional de Policía han realizado las comprobaciones pertinentes y han desactivado el dispositivo. Horas después se ha desalojado la estación de Atocha en Madrid. "Estamos haciendo comprobaciones en las vías del AVE en la estación de Sants, siguiendo protocolos de seguridad", aseguraban desde la red social. Sin embargo Renfe informa de que los trenes de alta velocidad circulan fuera de su horario habitual con retrasos de 30 minutos de media.

"Ha existido una disfunción, porque alguien ha detectado un objeto sospechoso y ha permitido que pudiera subir al tren", ha indicado Molinero. En realidad era una hebilla de un cinturón con forma de granada, han explicado a Efe fuentes policiales.

El despligue policial en la estación de Atocha ha sido impresionante (GTresonline).
). Así lo han comunicado los Mossos a través de un tuit.


El incidente en Sants también ha causado afectaciones en otras estaciones; en Lleida los pasajeros que tenían que coger el tren para ir a Madrid a primera hora de la mañana se han quedado en tierra.

Más tarde, la Policía Nacional confirmó a la AFP que se trató de "una hebilla de cinturón" de una mujer que se subió en Barcelona en un tren con destino a Madrid.