EEUU podría sancionar sistemas financieros de países involucrados con Irán

Posted Noviembre 05, 2018

Irán, por su parte, no parece estar preocupado, aunque los analistas coinciden en que el país se va a ver afectado. "Este nuevo presidente", sostiene Jamenei, "ha desacreditado lo que le quedaba de prestigio a Estados Unidos y a la democracia liberal", ha dicho en un discurso difundido en su web.

Una primera tanda de sanciones ya había sido reimpuesta por Trump tras retirarse del acuerdo nuclear en mayo pasado.

"Tenemos como objetivo proteger a los actores económicos europeos que están comprometidos en los intercambios comerciales legítimos con Irán", agregó el comunicado, firmado por la jefa de la diplomacia europea Federica Mogherini y los ministros de Relaciones Exteriores de Francia, Alemania y Reino Unido.

Washington no esconde su intención de reproducir la estrategia utilizada ante Corea del Norte, pues el líder de ese país Kim Jong-un se comprometió con la "desnuclearización" tras una cumbre histórica con Trump que siguió a una escalada verbal y el reforzamiento de las sanciones internacionales.


Poco después del anuncio, Trump twitteó una imagen que podría ser la tapa de una película en donde el presidente sale de una neblina y una cartel anuncia: "Las sanciones están llegando, el 5 de noviembre".

Aunque las principales grandes empresas extranjeras han optado por abandonar Irán, el efecto de la prohibición de exportar el petróleo iraní, fuente clave de ingresos para Teherán, sigue siendo difícil de evaluar.

"Esta vez es el gobierno de Trump el que intenta imponer al resto del mundo una política que la mayoría de los países no quiere", analiza.

El lunes 5 de noviembre entrarán en vigor de nuevo todas las sanciones previas a la firma del pacto nuclear al cual se oponía Netanyahu.


De otro lado, la UE está decidida a hacer cualquier cosa para ayudar a Irán a mantener algunos beneficios económicos producto de su adhesión al acuerdo de 2015, para evitar que lo abandone y relance su carrera nuclear.

Más allá del nivel de presión que ejerzan los estadounidenses, la incertidumbre se mantiene sobre todo respecto a sus verdaderas intenciones.

El gobierno dirigido por la cúpula islámica de Irán celebra la toma de la embajada cada año como un golpe decisivo contra Estados Unidos, que había apoyado al gobierno autocrático del Shah Mohammad Reza Pahlavi.

Riad es un aliado clave de Washington, que espera establecer una alianza estratégica para Medio Oriente, que reúna a los países árabes del Golfo, Egipto y Jordania, para contrarrestar a los chiítas de Irán.


"Este proyecto murió al mismo tiempo que Jamal Khashoggi", dice el experto del Consejo Atlántico.