Sería lindo que nos cuenten qué cambió para poder tener público visitante

Posted Noviembre 04, 2018

"Lo que vamos a vivir los argentinos en unas semanas es una final histórica", anunció por Twitter Mauricio Macri, presidente de Argentina. Por las finales de la Libertadores ante el rival de toda la vida.

En la misma línea, también agregó: "Esta final nunca se va a repetir".

Fin al misterio, la final del siglo de la Copa Libertadores entre Boca Juniors y River Plate será con público visitante en ambos partidos, según confirmó el ministro de Seguridad de Buenos Aires, Martín Ocampo. Allí empezaron a complacer el capricho presidencial y a buscar argumentos para que se jueguen los River-Boca con ambas parcialidades.


"El lunes nos reunimos con D' Onofrio, pero es muy probable que decidamos jugar sin público visitante y haciéndonos responsables de la decisión que tomemos", afirmó Angelici. "Si eso mejoró en un año, nos alegra", remarcó. "Es una oportunidad", les dijo a sus íntimos en las últimas horas. Por eso, se definió ayer que se disputen los sábados 10 y 24 de noviembre, aunque esas fechas tampoco convencen.

Por otro lado, el entrenador de River pidió "perdón" por haber incumplido la sanción que pesaba sobre él en la revancha ante Gremio en Brasil: "Quería aclarar que lo que hice y dije el martes tuvo que ver con lo emocional y no con una situación desafiante para Conmebol o para mí sanción". Los representantes del club xeneize presentarán una carta para que se revea esta resolución. No es factible un River-Boca con visitantes. No fue un hecho menor, pero tampoco llevó consigo la magnitud de un partido determinante por la copa más importante del continente. Sin embargo, al momento de designar al árbitro de la primera final a disputarse el próximo sábado 10 en La Bombonera, la Conmebol tuiteó: El chileno Roberto Tobar será el árbitro del partido de ida por la final de la #CopaLibertadores entre #Boca - #River.

La Izquierda Diario no recibe aportes de empresarios ni de ningún Gobierno.


El segundo se hizo esperar hasta el complemento: el reloj marcaba 23 minutos cuando el recién ingresado Cristian Espinoza comenzó una apilada que terminó con un centro al medio -ensuciado por un rebote- y el potente latigazo de Edwin Cardona que venció la resistencia del arquero.

Suscribite a La Comunidad La Izquierda Diario y aportá para hacer posible un periodismo de izquierda.