Ya votaron los favoritos | MUNDO — Elecciones en Brasil

Posted Octubre 09, 2018

Fernando Haddad y Jair Bolsonaro.

También los candidatos cumplieron las normas del TSE y se mantuvieron en silencio en las redes sociales.

"Estaba intentando un fraude del sistema electoral brasileño, cuando cada ciudadano debe ejercer su derecho a voto de forma única e individual", agregó.

Ante estas ideas, el ministro del Supremo Tribunal Federal brasileño Marco Aurélio Mello dijo a BBC Brasil que lo que se precisan son "hombres públicos que observen el orden jurídico constitucional" vigente.

Las elecciones se celebraron en un clima de alta polarización entre la ultraderecha y la izquierda.

Al conocerse la posibilidad de una segunda vuelta, su equipo de campaña pasó del silencio al júbilo en el hotel paulista en el que pronunció su discurso.


Rodeado de importantes medidas de seguridad, Bolsonaro, vestido con pantalones vaqueros y tenis, se mostraba seguro de su victoria.

Conocido por sus declaraciones homófobas, misóginas y racistas, Bolsonaro, defensor de la familia tradicional y de Dios, recordó el apoyo recibido por parte de los mercados, que esta semana reaccionaron con fuertes alzas ante la subida del candidato en las encuestas, y los evangelistas, que representan un tercio de la población.

"Brasil es más importante que cualquier presidente".

Bajo el lema 'Brasil por encima de todo, Dios por encima de todo', entre las propuestas de Bolsonaro, que a principios de septiembre casi pierde la vida al ser apuñalado en el abdomen durante un acto de campaña, está el dotar de armas a civiles -el país alcanzó los 63,000 muertos en 2017-, y un programa de austeridad y privatizaciones.

"(Bolsonaro) es un símbolo de una visión cívica y patriótica del país.

Ya lo advertían analistas en Brasil: la ira, el miedo, la ansiedad y, sobre todo, el rechazo, son los factores que están moviendo a los votantes en el duelo electoral de Brasil.


Haddad, acompañado de su mujer, acudió sobre las 10 de la mañana, a votar a un colegio electoral en un barrio de clase media de Sao Paulo, entre aplausos de sus seguidores, pero también entre silbidos y cacerolazos de sus detractores.

Bolsonaro tiene el 35% de intenciones de voto seguido por Fernando Haddad, del izquierdista Partido de los Trabajadores (PT) con el 22% y con el 11% está Ciro Gomes, del Partido Democrático Trabalhista, según la última encuesta de Datafolha.

El efecto parece haber sido el esperado, ya que en menos de un mes, Haddad, hijo de un comerciantes libanés, casado con un dentista y con dos hijos, ha conseguido situarse en segunda posición.

Su compañera de fórmula, Manuela D´Ávila, de 37 años, se describe como feminista y es defensora, entre otras cosas, de la legalización del aborto.

Bolsonaro acudió a votar en una escuela militar en Río de Janeiro. La fila de más de 200 metros de largo se renovaba constantemente, y la velocidad al emitir el voto era sostenida.

Sin embargo, hay que resaltar que semejante cosecha de votos lleva implícito un anticipo del segundo turno, dado el modo en que los datos de las encuestas orientaron el voto útil claramente en detrimento del exgobernador de San Pablo Geraldo Alckmin, quien quedó cuarto con un pobrísimo 4,81%.