Ciro Gomes dio señales de apoyo a Fernando Haddad

Posted Octubre 09, 2018

Con 96% de los votos escrutados, Bolsonaro, un excapitán del Ejército, de 63 años, tenía 46.66% de los votos, frente al 28.43% de Haddad, designado candidato del izquierdista Partido de los Trabajadores (PT) por el encarcelado expresidente Luiz Inácio Lula da Silva.

La derrota del Partido de los Trabajadores en estas elecciones, en las que votan 147 millones de brasileros se da en un marco de años inestabilidad política y económica, en los que atravesaron la megacausa de corrupción llamada "Petrolao", la destitución de la expresidenta Dilma Rousseff en 2016 y este año, la condena al expresidente Lula da Silva a 12 años de prisión.

La mayor parte de las mesas del país había cerrado a las 17:00 (hora de Brasilia), pero las urnas permanecieron abiertas en esas otras zonas que abarcan gran parte de la Amazonía y tienen uno o dos husos horarios diferentes al del resto del país.

Los sondeos indican que Bolsonaro, con el 35%, y Haddad, con el 22%, serán los dos más votados hoy, pero que, como ninguno conseguirá más de la mitad de los votos, tendrán que medirse en una segunda vuelta que se llevaría a cabo el 28 de octubre, y en ese escenario Bolsonaro aparece con una ligera ventaja de 44% contra 43%, aunque técnicamente estaría empatado con Haddad.


Pese a que obtuvo casi el 47 por ciento de los votos, el ex militar no pudo consagrarse y el 28 de octubre se medirá con el izquierdista Fernando Haddad en la segunda vuelta.

En tercer lugar, muy lejos de Haddad, se situó el laborista Ciro Gomes con un 12,52 por ciento de los votos válidos.

El ultraconservador y nostálgico de la dictadura brasileña Jair Bolsonaro ganó por amplio margen la primera ronda de las presidenciales de su país.

"Comenzamos la campaña desde mañana para triunfar en la segunda vuelta".


Eduardo Bolsonaro, hijo del candidato presidencial, se convirtió en el diputado federal más votado de la historia de Brasil al obtener más de 1,8 millones de votos en el estado de Sao Paulo, en donde Joice Hasselmann, otra candidata del PSL, también consiguió más de un millón de votos. Y esto se reflejó en la elección de ayer: sumados, los votos en blanco (2,6%), anulados (6,1%) y la abstención (20,3%) se convierten en una especie de segunda "opción", igualando o superando en algunas décimas los votos que recibió el PT. "Son tres semanas, una campaña cortísima, y más aún tiene que pensar en la gobernabilidad, estableciendo compromisos con esos sectores", agregó.

Haddad, por su parte, alertó sobre los "riesgos que corre la democracia" en Brasil y subrayó que su única "arma" en la segunda vuelta de las elecciones serán sus "argumentos". "Gobernaremos para todo el mundo, para los gays incluso, que hay gays que son padres, que son madres", afirmó.

Manuela dÁvila (37) candidata a vice de Fernando Haddad, es una legisladora del Partido Comunista do Brasil, que se reivindica "feminista y revolucionaria".

Bolsonaro habla de un Brasil al borde del colapso donde narcotraficantes y políticos roban impunemente y reina la amoralidad.