Cumplió su sueño...mató a su marido

Posted Setiembre 14, 2018

Algunos de sus personajes en títulos como 'El marido equivocado' o 'El amante equivocado' fantasean con la muerte de sus esposos.

'Cómo asesinar a tu marido' fue un ensayo que Crompton Brophy escribió en el blog 'See Jane Publish' y que ya ha sido retirado.

Nancy Crampton-Brophy en una imagen distribuida por la Policía del estado de Oregon (EEUU) con motivo de su arresto. "Así, por ejemplo, dice que nunca optaría por el veneno porque "¿quién quiere cargar con un marido enfermo?".

La escritora de misterio Nancy Brophy, detenida por matar a su esposo
Autora de "Cómo asesinar a tu marido" es sospechosa de matar al suyo

Nancy no aconseja contratar a un sicario para hacer el trabajo, ya que "una impresionante cantidad de asesinos te denuncian a la policía".

En 2011, la novelista romántica de Oregon Nancy Crampton-Brophy publicó un artículo de WordPress titulado "Cómo asesinar a tu marido".

"Con base en la información aprendida durante la investigación, los detectives creen que Nancy L. Crampton-Brophy es la sospechosa del asesinato de Daniel C. Brophy", dice un comunicado de la Oficina de Policía de Portland. La Policía no podía explicárselo. Al día siguiente del asesinato, Nancy compartió un post en su perfil de Facebook en el que se mostraba muy afectada por el fallecimiento de su marido. "Para aquellos más cercanos a mí y que creen que esto se merece una llamada telefónica, tienen razón, pero estoy luchando por darle sentido a todo en este momento", escribió.


Lo cierto es que, a pesar de todo, al menos en apariencia, los Brophy formaban una pareja bien constituida tras 27 años de matrimonio.

Prohibía silbar en la cocina, y obligaba a aquellos alumnos que olvidaban su gorro de chef a cocinar tocados con una pieza de su extravagante colección de sombreros (mexicanos, vikingos.). "Tenemos nuestros más y nuestros menos", escribió en su web la novelista, "pero hay más tiempos buenos que malos".

Aún falta por conocer la versión de Nancy Crampton-Brophy.


"Encuentro que es más fácil desear que se mueran las personas que matarlas realmente". Además, no quiero preocuparme por los trozos de cerebro o la sangre en mis paredes. "Lo que sé del asesianto es que todos los llevamos dentro si se empuja lo suficiente".