La confesión que podría complicar a Serena Williams

Posted Setiembre 12, 2018

La tenista Serena Williams, que disputó el sábado su decimocuarta final del Abierto de Estados Unidos, protagonizó el incidente al enfrentarse al árbitro del partido que perdió por 6-2 y 6-4 ante la japonesa Naomi Osaka, que es la nueva campeona del último torneo de Grand Slam de la temporada.

Eventualmente, Williams llamó a Ramos "un ladrón", obteniendo la tercera violación por "abuso verbal", lo que le costó un juego que, finalmente, puso a Osaka adelante por 5-3. Hay hombres que dicen cosas peores. ¿Me multan a mí por ser mujer? Y ante los periodistas insistió: "Estoy luchando por los derechos de las mujeres y por la igualdad de las mujeres y por todo tipo de cosas”". Siento que llamarlo 'ladrón' y ser penalizada con la pérdida de un juego por ello es una decisión sexista. Mucho se ha dicho que las mujeres en el tenis no reciben el mismo trato que los hombres y que si esto hubiera sucedido en un torneo masculino, el jugador nunca hubiera sido penalizado por ninguna de las cosas que hizo la famosa tenista.

El duelo de generaciones entre Osaka, la joven ídolo de Williams, de 36 años, a la que admira e imita en su estilo de tenis físico y de poder desde el fondo de la pista, esta vez dejó a la alumna como la gran vencedora con un tenis impecable durante la apenas hora y 19 minutos que duró la acción en la pista central Arthur Ashe Stadium.


Tras varios intercambios dialécticos entre juegos, la ganadora de 23 grandes (iba por el récord junto a la australiana Margaret Court) le exigió a Ramos que le pidiera disculpas por su advertencia y, luego de perder el séptimo (4-3) y de romper su raqueta contra el suelo, recibió un segundo warning y se enzarzó en una acalorada discusión.

"No hago trampas para ganar, prefiero perder", le dijo primero Serena al juez de silla luego de ser advertida cuando cedía 15-40 en el segundo game. "Me debes una disculpa", dijo la tenista al árbitro.

"Por eso pedí al público que dejase de abuchear en la entrega de los trofeos".


El tema de Serena Williams y los umpires está en su punto más caliente.

Una vez más, la jugadora estadounidense habló de las diferencias de sexos existentes en este deporte: "No me puedo sentar aquí y decir que me equivoqué por llamar ladrón al juez de silla, cuando en ese momento sentí que me había quitado un juego".

Tras el encuentro, la organización del US Open multó a Williams con 17.000 dólares.