Ofensiva en Idleb puede crear la peor catástrofe humanitaria: ONU

Posted Setiembre 09, 2018

En la capital de la república islámica los presidentes de Turquía, Rusia e Irán mostraron la diferencia de criterios sobre la última provincia que queda fuera del control del Gobierno de Bashar el-Asad y acordaron "medidas concretas para una estabilización gradual" en la zona, en palabras de Vladímir Putin, sin especificar detalles.

Turquía ya no es capaz de acoger a más refugiados sirios, declaró el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan.

Erdogan pidió un "alto el fuego" y advirtió sobre una "masacre" en caso de un asalto de las tropas leales al régimen, apoyadas por Teherán y Moscú.

Aunque Putin reclamó la "aniquilación total de los terroristas en Siria”, dejó abierta la posibilidad de un cese del fuego". Además sigue nuestro perfil en Instagram, Facebook y Twitter.


El presidente iraní aseguró que la lucha contra los "terroristas" en Idleb es "inevitable para la estabilidad en Siria", pero señaló que "esta campaña no debe dañar a los civiles ni conducir a una política de destrucción".

A su vez, el presidente iraní, Hasán Rohaní, ha advertido durante su intervención que la presencia de tropas estadounidenses en el país árabe "debe concluir de inmediato".

El comunicado final del encuentro del viernes se limita a decir que los tres presidentes "decidieron solucionar" la cuestión de Idlib "en un sentido de cooperación que caracteriza al [proceso] de Astaná".

El enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura dijo que la ofensiva en Idlib podría comenzar hacia el 10 de septiembre.


Estos bombardeos sobre la provincia que el presidente sirio Bashar Al Asad y Rusia amenazan con un asalto inminente mataron al menos a cuatro civiles, dos de ellos niños, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

A Idlib afluyeron decenas de miles de rebeldes y civiles evacuados de los bastiones insurgentes conquistados por el ejército sirio en el resto del país, como los de Alepo o Guta Oriental.

Tres menores y una mujer perecieron en las afueras de la población de Abdin, mientras que una niña perdió la vida por los bombardeos en el municipio de Al Halba, en el sur de Idlib, provincia sobre la que se prepara una inminente ofensiva por parte de las fuerzas gubernamentales sirias y sus aliados.

Erdogan, cuyo país respalda a algunos de los grupos opositores sirios, expresó esta semana su esperanza de que en la cumbre de Teherán se consiga "prevenir acciones desproporcionadas del régimen sirio".


Según la ONU, de los al menos 2,9 millones de personas que viven en la provincia un 98,5% son civiles, un millón de ellos niños y 1,4 millones personas desplazadas de sus hogares.