Ante quienes buscan el escándalo, silencio y oración — Papa Francisco

Posted Setiembre 09, 2018

Durante la estancia de Francisco en el país no se supo del encuentro privado, pero este se hizo público poco después provocando la molestia del Papa quien terminó despidiendo al nuncio apostólico en suelo estadounidense por ese caso.

Este lunes el pontífice retomó sus misas privadas matutinas en la capilla de su residencia vaticana, la Casa Santa Marta, después de la pausa veraniega y durante el sermón recomendó la sencillez ante "el padre de la mentira, el acusador, el diablo", que actúa "para destruir la unidad de una familia" o "de un pueblo".

Para contrastar "los pequeños malentendidos" o "los grandes ataques", afirmó Francisco en sus reflexiones, "sirve el silencio". El silencio como "el de Jesús en la sinagoga, donde todos esperaban ver con sus propios ojos las grandes obras de las que fue capaz de hacen en otras tierras".


"Frente al Mesías no había 'personas'", dijo Francisco, sino "un grupo de perros salvajes que lo echaron fuera de la ciudad". Jesús callaba. Lo llevaron al borde del monte para tirarlo abajo.

"La verdad es humilde y silenciosa". "Con las personas que buscan solamente el escándalo, que buscan solo la división, el único camino a transitar es el silencio", añadió. "Y oración", agregó Francisco.

"El Señor -ha subrayado- nos dé la gracia de discernir cuándo debemos hablar y cuándo debemos callar".


El exnuncio ha acusado al papa de haber silenciado los abusos cometidos por el cardenal norteamericano Theodor McCarrick, que deberá ser juzgado próximamente en el Vaticano.

"En este momento en el que se ven las fallas de la Iglesia, hay quien quiere aprovechar para atacar al Papa, porque hay gente que no ha aceptado nunca la elección del Papa Francisco, su misión y su tarea de reforma de la Iglesia, de ponerla en esa nueva evangelización, que es, en definitiva, poner en práctica el Concilio Vaticano II", explicó Gil Tamayo.

Viganó sostiene que Francisco protegió a McGarrick y le pidió la renuncia. Con un mecanismo que demuestra una perfecta coordinación, personajes de la conspiración ultraconservadora como el cardenal Raymond Burke, de inmediato hicieron declaraciones de apoyo a Viganó.


Puso de presente que Colombia necesita un embajador que se 'arremangue' y que "lidere ante el Congreso de Estados Unidos y ante todas las instituciones de ese país la promoción de Colombia".