Nike revive a Kaepernick tras controversia por arrodillarse durante himno de EU

Posted Setiembre 05, 2018

El exquarterback de los San Francisco 49ers, Colin Kaepernick, será la imagen de la nueva campaña publicitaria de Nike para celebrar el 30 aniversario de su famoso eslogan 'Just Do It'.

"Primero la NFL me obliga a elegir entre mi país y mi deporte favorito, escogí mi país".

De esa manera, Nike muestra con mayor claridad cuál es su postura en un asunto que ha dividido al país políticamente en dos. "Luego Nike me fuerza a elegir entre mis tenis favoritos y mi país. ¿Desde cuando la bandera estadounidense y el Himno Nacional se volvieron ofensivos".

La empresa no respondió inmediatamente a las solicitudes de que emitiera comentarios.


El 10 de agosto pasado, el presidente estadounidense, Donald Trump, llegó a reclamar que no se pague a los jugadores de la liga profesional de fútbol americano que protestan durante el himno nacional antes de los partidos.

Kaepernick fue pionero en el 2016 de la campaña anti-racista en la NFL, donde el ex quarterback se arrodillaba a la hora de que se entonaba el himno nacional de los Estados Unidos. No juega en la NFL desde principios de 2017.

El anuncio, que el deportista lo ha publicado en su cuenta personal de Twitter, tiene por lema "Cree en algo, incluso si eso significa sacrificar todo".

La cadena ESPN reporteó que Nike ha mantenido a Kaepernick, quien firmó un contrato de patrocinio con la marca en 2011, en nómina a lo largo de la controversia de los últimos años.


El anuncio se produce después de que Kaepernick fuera aclamado públicamente el viernes al aparecer junto a su ex compañero y también activista Eric Reid en el Abierto de Estados Unidos para ver un partido de su compatriota Serena Williams.

Al mismo tiempo, Nike trata de cubrir un vacío creado por la NFL en este debate, el mismo que el presidente Donald Trump lleva aprovechando desde hace meses para cargar contra Kaepernick y otros jugadores que le siguieron en las protestas.

En junio, Trump canceló la visita del equipo campeón del Super Bowl, los Philadelphia Eagles, a la Casa Blanca después de que varios jugadores avisaran de que no asistirían.