La justicia electoral empieza a juzgar la candidatura de Lula

Posted Setiembre 03, 2018

Tras más de ocho horas de debates, los jueces decidieron por 6 votos contra 1 que Lula, de 72 años de edad, y favorito en los sondeos, no puede ser candidato a la presidencia en los comicios del 7 de octubre por haber sido condenado a 12 años de cárcel en segunda instancia. Haddad dijo que visitará a Lula en la cárcel y participará en mítines en Porto Alegre.

Por su parte, el resto de los candidatos ven ahora un panorama más claro e intentarán ganar terreno.

Una encuesta de Datafolha le atribuyó la semana pasada 39% de intenciones de voto, 20 puntos más que el ultraderechista Jair Bolsonaro, su más inmediato seguidor. Fue reconocido culpable por un tribunal de segunda instancia de beneficiarse de un apartamento en un balneario paulista, ofrecido por una constructora para obtener su mediación en contratos con Petrobras.

La ex mandataria nacional Cristina Fernández de Kirchner criticó la decisión de la justicia brasileña de rechazar la candidatura de Luiz Inácio "Lula" Da Silva para las elecciones presidenciales.


En medio de la incertidumbre política, la decisión del tribunal electoral puede comenzar a despejar el panorama para las elecciones de octubre, hasta ahora contaminado por la indefinición en torno a Lula (2003-2010).

El Partido de los Trabajadores inauguró su campaña televisiva sin Lula como candidato y con la afirmación de que "la decisión está tomada" y que seguirá con el exmandatario "hasta el fin".

La Cancillería cubana denunció en un comunicado "las maniobras para evitar que las fuerzas políticas que emprendieron un proceso de transformaciones sociales en Brasil, regresen al gobierno". La condena fue ratificada y ampliada en enero a 12 años y un mes de prisión por una corte de apelación.

A su vez se realizó un tuitazo convocado por el Partido de los Trabajadores (PT) para apoyar la candidatura de Lula.


"Sin embargo, la justicia tiene que alcanzar aún a todos los que cometieron crímenes y que están protegidos por el manto de impunidad de los fueros especiales" que gozan ministros y legisladores, agregó.

El exlíder sindical, que al abandonar el poder tenía una popularidad de más del 80%, es identificado por millones de brasileños con años de crecimiento económico y de progreso social.

"Hago un juramento de lealtad a Lula", sostiene en el video Fernando Haddad, su compañero de fórmula que promete: "Vamos con Lula hasta el final".

Admitió incluso que el PT use la imagen de Lula, que sigue preso, y hasta sus palabras de apoyo a quien lo reemplaza.