La Justicia impugnó la candidatura de Lula — Brsil

Posted Setiembre 02, 2018

Sin embargo, Barroso y los otros tres jueces que se pronunciaron por vetar la candidatura de Lula sostuvieron que las decisiones de ese órgano consultor de las Naciones Unidas "no son vinculantes" y que tampoco se imponen a la legislación electoral brasileña.

Incluso mientras los jueces debatían, el Partido de los Trabajadores difundió anuncios en las redes sociales protagonizados por Lula, apegándose a una estrategia de mantener al expresidente a la vista del público lo más posible. Había que evitarlo, aunque para eso fuese necesario otro mamarracho judicial.

Pese a estar preso, el expresidente lidera las encuestas como el candidato favorito con más del 30 por ciento.

Según los sondeos, Lula tiene cerca de un 40 por ciento de las intenciones de voto, seguido por el ultraderechista Jair Bolsonaro, con cerca del 20 por ciento de las preferencias. Es decir, de acuerdo con ambas consultoras, Lula está a pocos puntos de vencer en primera vuelta.


Cualquiera sea la decisión de este viernes, la parte perdedora podrá presentar recursos formales ante el propio tribunal electoral o cuestionamientos sobre el carácter constitucional del fallo, ante la corte suprema, explicó a la AFP el magistrado Henrique Neves, un exmiembro del TSE.

El Partido de los Trabajadores dijo en un comunicado que el tribunal cedió a los deseos de las élites brasileñas para impedir que Lula vuelva al poder.

Ahora, el partido tiene hasta el 17 de septiembre para cambiar sus nombres en la boleta, aunque el tribunal le dio 10 días para hacer la modificación.

En una situación insólita, lo que salió al aire fue una propaganda de un candidato a vicepresidente, sin candidato a presidente.


Marcia Tiburi, candidata del PT para el gobierno de Rio, prometió "gobernar Rio como Lula gobernó Brasil". El apoyo de los votantes a Haddad dependerá de la capacidad de Lula para transferirle su apoyo.

El juez Admar Gonzaga, quien como abogado trabajó para la campaña del 2010 de la apadrinada y sucesora de Lula, Dilma Rousseff, emitió el voto decisivo en el 6-1 que selló la exclusión del ícono izquierdista de los comicios presidenciales.

La campaña por televisión que comenzó este sábado puede ser determinante para aclarar el panorama de la elección más incierta de las últimas décadas en la mayor economía latinoamericana. Aunque ya se sabe quién es: Fernando Haddad, exministro de Educación y exintendente de San Pablo. Es ahí donde siempre pierden.