Expulsa Nicaragua a misión de derechos humanos de la ONU

Posted Setiembre 01, 2018

El Gobierno de Daniel Ortega expulsó a la misión de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU Derechos Humanos) que estaba en el país para constatar la situación de los derechos humanos, informaron fuentes diplomáticas.

La reacción del Gobierno se da dos días después de la presentación del informe de la Oacnudh sobre la crisis en Nicaragua, el cual deja al descubierto las medidas de represión del régimen Ortega que se extendieron de las calles a los tribunales durante cuatro meses de protestas.

El informe describió detenciones ilegales, torturas y la celebración de juicios a puertas cerradas.


La carta hace referencia a la invitación cursada al organismo el 19 de junio por el Gobierno "con el propósito de que diera acompañamiento a la Comisión de Verificación y Seguridad creada en el marco del Diálogo Nacional, con el fin de asegurar el desmantelamiento de los tranques (bloqueos de vías practicados por los opositores)".

"Yo no sé en qué hotel están ellos (los miembros de la misión de la ONU), pero pude ver que el Holiday Inn está rodeado de antimotines (...) los vamos a acompañar hasta donde sea necesario", concluyó.

"Deben poner en libertad a quienes nunca debieron ser detenidos por ejercer su derecho a reunirse pacíficamente", agregó el alto responsable de la ONU, quien dentro de dos días entregará el testigo a su sucesora, la expresidenta de Chile Michelle Bachelet.


La orden de expulsión se registró menos de 48 después de que la Oficina del Alto Comisionado de Derechos Humanos de la ONU (OACNUDH) emitió el pasado miércoles un informe con una contundente conclusión: el gobierno de Ortega ejecutó una "respuesta represiva" a las protestas y públicas pacíficas antigubernamentales que estallaron en abril y desplegó "el uso de la fuerza letal" de las autoridades policiales y paramilitares "en contra de amenazas no letales".

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, dijo el miércoles que pedirá a Costa Rica la entrega de refugiadas nicaragüenses que cometieron delitos en el contexto de crisis política, pero Costa Rica indicó que esa información es confidencial. Y denunció "el grado tan intenso de represión" que han ejercido las fuerzas gubernamentales y grupos armados irregulares que las apoyan, en particular contra los estudiantes, muchos de los cuales están detenidos.

Como consecuencia de la represión, más de 300 personas han resultado muertas y unas 2,000 heridas, según el recuento de distintos organismos de derechos humanos.