Las impactantes imágenes del rescate de los niños — Tailandia

Posted Julio 13, 2018

Los 12 chicos y su entrenador ya habían sido rescatados, pero el operativo aún no había concluido.

Las autoridades se negaron en un primer momento a dar detalles sobre el desarrollo de la operación de rescate. ¿Cómo pudieron salir los niños, que no tenían ninguna experiencia de buceo, de la cueva con túneles inundados, pasos estrechos y sin visibilidad? ¿Cómo lo hicieron si un buzo tailandés murió por falta de aire durante los preparativos de la evacuación?

Algunos de los niños tailandeses fueron sacados de la gruta en camillas estando "dormidos", afirmó este miércoles a la AFP, un socorrista, excomando de la marina tailandesa que participó en la operación. En las imágenes se ve claramente como dos de menores salen de la gruta en camilla, aparentemente sedados, equipados con traje y máscara de bucear.


La electricidad y las bombas para sacar el agua dejaron de funcionar, por lo que salir de la cueva pasó a ser algo imperativo, fue parte del relato del último buzo en dejar la cueva en Tailandia tras el rescate de los doce niños y su entrenador.

Algunos de ellos estaban dormidos, otros movían los dedos (como si) estuvieran aturdidos. "Los médicos verificaban constantemente su estado y el pulso", añadió.

El jefe de la junta que dirige Tailandia, Prayut Chan-O-Cha, confirmó que los rescatistas les dieron un "tranquilizante ligero" para evitar que entraran en pánico. Un rescate impecable del que hoy el gobierno tailandés ha difundido las primeras imágenes.


Tailandia recurrió a expertos extranjeros para ayudar a sus propios buzos en la operación. "Presenciamos los acontecimientos y estamos recabando información para contar realmente la historia de cómo el mundo entero se unió para salvar a 13 niños atrapados en una cueva en la frontera con China".

"Si no se bombeaba el agua en ese lugar, sólo se podía salir con una botella de oxígeno", explicó el comandante Peeranarong. Los buzos se han sumergido en aguas llenas de lodo hasta llegar a la cueva y sacar uno a uno a los chicos. Dirigidos por un profesor, los alumnos cantaban para agradecer "a todos aquellos que contribuyeron al éxito de la misión".