Juez ordena a Trump reunir a familias

Posted Julio 01, 2018

La orden judicial bloquea temporalmente las separaciones familiares mientras continúa una demanda presentada por la Aclu, y requiere que el Gobierno prepare un plan para agilizar las reunificaciones.

La orden cautelar impuesta anteayer por un juez de San Diego obliga al gobierno a reunir con sus padres a los chicos ingresados ilegalmente a través de la frontera mexicana .

La decisión del juez Sabraw que integra un folio de 24 páginas, aclara que los menores de edad detenidos en la frontera sur como inmigrantes indocumentados, solamente pueden ser separados de los adultos que los acompañan si estos representan una amenaza para los niños. También prohíbe deportar a los padres sin sus hijos. La orden habla específicamente de niños mayores de cinco años.


De acuerdo con la Casa Blanca, unos 400 niños ya fueron devueltos a sus padres.

La idea, según dijo la propia administración, debía servir como disuación para reducir las cifras de inmigración irregular que han repuntado esta primavera, a pesar de estar en niveles históricamente bajos.

La medida cautelar impone un límite a esa promesa.


Desde entonces, casi 2.500 niños fueron separados de sus familias y distribuidos a diferentes albergues. "Diecisiete estados han presentado una queja contra el Gobierno Federal impugnando la práctica de separación familiar". Al respecto, Azar afirmó que a cargo del departamento hay 2.047 niños separados de sus familias, lo que implica solo seis menos que los que tenía antes de que Trump firmara la orden ejecutiva. El Gobierno puede apelar. No había medidas para asegurar la comunicación entre las agencias gubernamentales responsables de detener a los padres y las responsables de alojar a los niños, ni para facilitar la comunicación entre padres e hijos.

La polémica, no obstante, sigue viva, pues la administración tampoco desarrolló un sistema para reunificar a las familias ya separadas. Sin embargo, hasta el momento no queda claro cómo se llevará a cabo la reunificación de las familias y dónde serán retenidas. Luego de esto, serían enviados con sus hijos para ser inmediatamente deportados.

La orden de Sabraws fue considerada como "una gran victoria para padres e hijos que pensaron que quizás nunca volverían a verse" por Lee Gelernt, subdirector del Proyecto de Derechos de los Inmigrantes de ACLU y que llevó el caso, según recogió la cadena NBC.