San Jorge de Estella, la fallida restauración que recuerda al Ecce Homo

Posted Junio 27, 2018

La pieza que data del siglo XVI, está en medio de la polémica porque una mujer inexperta de la escuela local de manualidades llamada Karmacolor, se hizo cargo de su restauración, pero con un resultado horrible.

Los cambios realizados en una estatua policromada del siglo XVI de San Jorge en la iglesia de San Miguel en Estella, una ciudad en la región de Navarra, provocaron enojo entre los expertos en arte y comparaciones inevitables con otra restauración fallida: el infame Ecce Homo al fresco de Jesús. Usúa ha asegurado que "parece un ninot, una falla valenciana" y ha denunciado cómo la responsable de haber restaurado la escultura ha lijado sin rubor la policromía antigua del San Jorge, le ha aplicado tres manos de escayola y lo ha repintado sin tener en cuenta cómo era la figura.


Leoz insiste en que "los ayuntamientos y el Gobierno de Navarra debemos promover una Ley que recupere el control de nuestros bienes patrimoniales por parte de la Administración, llegando a acuerdos de uso con la iglesia católica pero adquiriendo la propiedad de lo que se construyó y restauró con dinero público", ha dicho y finaliza recordando que "el patrimonio cultural, histórico, artístico y arquitectónico de Navarra es de los navarros y navarras por eso debe estar al completo en manos de quienes nos representan y velarán siempre por su cuidado: las instituciones públicas navarras".

Es "un hecho muy serio" porque este tipo de obras de arte son "una herencia, es un patrimonio que nos pertenece a todos y a todos nos compete su protección". La indignación es cada vez mayor por las redes sociales desde que se ha sabido que un nuevo "Ecce Homo", se ha repetido esta vez en Navarra. A primera vista, una lamentable actuación que veremos si tiene solución.


Para Martínez Álava, el aspecto de la talla tardogótica "podría indicar que le podía hacer falta una limpieza, pero da la impresión de que esta actuación ha sido un tanto excesiva".

En cualquier caso, y pese a los daños sufridos, el experto considera que la talla "puede ser recuperable, pero el proceso será costoso y más largo de lo que hubiera sido una actuación profesional" de inicio, aunque todavía está en estudio el alcance del daño sufrido.