Venezuela rechaza informe de ONU al considerarlo "politizado"

Posted Junio 26, 2018

Organismos de derechos humanos en Nicaragua valoraron este lunes como positiva la llegada al país en los próximos días del Alto Comisionado de las Naciones Unidas, Zeid Ra'ad Al Hussein.

En la oportunidad, se criticó la negativa del gobierno de Nicolás Maduro a investigar a los funcionarios de seguridad sobre presuntos homicidios de civiles.

"El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Zeid Ra'ad al Hussein, recomendó, en un reciente comunicado, que la Corte Penal Internacional (CPI) "se implique" en la cuestión de los graves abusos de autoridad cometidos en Venezuela "(...) dado que el Estado parece no tener la capacidad ni la voluntad de enjuiciar a los responsables de las graves violaciones de los derechos humanos (...)".

En febrero, la CPI inició exámenes preliminares por "presuntos crímenes" en el país sudamericano durante protestas contra Maduro que dejaron unos 125 muertos en 2017.


Amanda Flores, Oficial de la Oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, destacó la importancia de hacer una pesquisa imparcial en vista de que las autoridades venezolanas han fallado en la tarea de identificar y someter a la ley a los perpetradores de los abusos.

Asimismo, el estudio expone las crisis alimentaria y de salud, mismas que el gobierno venezolano ha preferido "ignorar", de acuerdo con las Naciones Unidas, pues se ha negado a reconocer su magnitud, así como cumplir con su obligación en la materia.

Los testimonios recogidos sugieren que esas muertes se enmarcaron en un determinado patrón de comportamiento de las fuerzas de seguridad: "la realización de incursiones en los barrios pobres con el fin de detener a criminales, sin orden judicial", señala el informe.

Algunas de las conclusiones están basadas en el monitoreo de la situación a distancia y en entrevistas con víctimas, testigos, grupos de la sociedad civil y otros.


Indignan las torturas y malos tratos referidos en el Informe, que se realizan en el Sebin, en la Dirección General de Contrainteligencia Militar y demás instalaciones de las Fuerzas Armadas, emulando las prácticas de las dictaduras de Juan Vicente Gómez y Marcos Pérez Jiménez: "los actos de malos tratos y tortura documentados comprendieron descargas eléctricas, golpes fuertes -por ejemplo, con tubos de metal y bates béisbol- violaciones y otras formas de violencia sexual, asfixia con bolsas de plástico y productos químicos, simulacros de ejecución y privación de agua".

El alto comisionado de la ONU para los derechos humanos calificó de "lamentable" la situación en Venezuela, pidió crear una comisión de investigación internacional y llamó a una mayor "implicación" de la Corte Penal Internacional (CPI).

"Cuando una caja de pastillas contra la hipertensión cuesta más caro que el salario mínimo mensual y la leche en polvo para bebé más de dos meses de salario, y cuando manifestar contra una situación así puede llevar a la cárcel, la injusticia extrema de todo eso es flagrante", advirtió.

Al menos 570 personas, entre ellos 35 niños, fueron detenidas desde agosto pasado.