Un restaurante se negó a darle de comer a vocera de Trump

Posted Junio 25, 2018

Sarah Huckabee Sanders, secretaria de prensa de la Casa Blanca, fue expulsada de un restaurante en la comunidad de Lexington, Virginia, la noche del viernes, debido a la política antinmigrante del presidente Donald Trump.

"Anoche la dueña de Red Hen en Lexington, Virginia, me dijo que me fuera porque trabajo para el presidente de EE.UU. y me fui cortésmente".

Esta información fue confirmada por la propia funcionaria, quien indicó en Twitter que el hecho se produjo cuando se encontraba en el restaurante The Red Hen (La Gallina roja, en español) ubicado a unas tres horas de Washington.


El comentario fue reproducido en las redes sociales por diferentes organizaciones sociales y terminó desatando una discusión entre partidarios y detractores de Sanders en la página de Facebook del local, así como en Yelp, un sitio web de recomendaciones de restaurantes. "Acabo de servir a Sarah Huckabee Sanders por un total de dos minutos antes de que mi patrona la echara", escribió.

Además, Sanders recibió hoy el apoyo de algunos miembros del Ejecutivo, como la portavoz del Departamento de Estado, Heather Nauert, quien dijo en su cuenta de Twitter: "Sarah, eres una (mujer) de primera clase".

"Sus acciones dicen mucho más acerca de ella que de mí".


Con la decisión tomada, la jefa del establecimiento pidió a la portavoz de la Casa Blanca que le acompañara para hablar aparte, donde le pidió "de forma cortés y directa" que se fuera.

"Siempre hago lo mejor posible para tratar a la gente, incluso a aquellos con los que disiento, respetuosamente y seguiré haciéndolo", expresó en su red social.

Sanders, uno de los rostros más conocidos del Gobierno, no ha sido la única en sufrir esta semana un incidente en un restaurante.


El pasado martes, un grupo de manifestantes interrumpió la cena de la secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, en un restaurante mexicano en Washington, por la política de "tolerancia cero" de la administración Trump, que provocó la separación de los niños de sus padres migrantes.