Trump vuelve a llegar tarde a actividades del G7; empiezan sin él

Posted Junio 10, 2018

El sábado, están pautadas reuniones bilaterales con el anfitrión, Justin Trudeau, y la canciller alemana, Angela Merkel, mientras se aguarda la confirmación de otros encuentros, como el que podría mantener con la directora del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, tras el acuerdo por un préstamo de tipo "stand by" por 50.000 millones de dólares, anunciado oficialmente ayer.

El presidente estadounidense, que se irá hoy antes del final para viajar a Singapur para una cumbre con Corea del Norte, agregó un nuevo elemento de conflicto, al decir que quiere que el G7 vuelva a convertirse en G8 con la inclusión de Rusia, que fue expulsado del grupo tras la anexión de la península ucraniana de Crimea en 2014.

En un clima de tensión con los otros miembros del grupo, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, propuso a las naciones industrializadas del G-7, reunidas en Canadá, la eliminación total de aranceles y barreras al comercio. With President Donald Trump, prior to the opening of G7 Summit. UU., aunque la unanimidad es siempre preferible, dijo Macron. "Debemos cambiarlo y ellos entiendo que eso va a pasar", declaró.


Macron dijo que todos los países del G7 tienen "voluntad" de alcanzar un acuerdo.

"Al presidente estadounidense puede que no le importe estar aislado, pero a nosotros tampoco nos importa firmar un acuerdo con seis países si es necesario", señaló Macron en Twitter, en referencia a Francia, Canadá, Alemania, Japón, Reino Unido e Italia. Camino a la reunión anual, Trump manifestó su principal queja, diciendo que otros países se "han estado aprovechando de Estados Unidos en el comercio". Si México y Canadá no aceptan "un cambio muy sustancial" en el Tratado de Libre Comercio de Norteamérica que entró en vigor en 1994, EE UU hará "tratos directamente con Canadá y directamente con México".

La primera sesión de trabajo grupal transcurrió según lo planeado.


Tanto los líderes europeos como Trudeau han anticipado que las conversaciones en La Malbaie con su socio estadounidense serán difíciles y "francas". Francamente, para Estados Unidos eso sería algo bueno. En el tono de Juncker, no obstante, también late la brecha creciente y la determinación de recordar al presidente estadounidense su creciente aislamiento. Trudeau fue recibiendo a todos los líderes en la terraza del hotel y más tarde se sacaron la foto de familia, un momento en el que Trump y Merkel conversaron unos minutos. A pesar de las diferencias, Freeland expresó cierto optimismo de que la Cumbre de Charlevoix, como oficialmente se conoce la reunión, termine con un documento de consenso. "Puede que sea otra noche sin dormir para los sherpas", afirmó Freeland.

En inequívoco simbolismo, las democracias occidentales se reúnen el mismo día en que el presidente de China Xi Jinping recibió en Pekín a su homólogo ruso Vladimir Putin.

El presidente Donald Trump agrandó este viernes la brecha entre Estados Unidos y sus aliados occidentales con un inesperado pedido de reintegrar a Rusia al Grupo de los Siete (G7).