Abogado insulta a los empleados de un bar por hablar en español

Posted May 18, 2018

Después de que Aaron Schlossberg, un abogado de Nueva York arremetiera en insultos en contra de latinos que hablaban español en el restaurante Fresh Kitchen, de Manhattan, un grupo subió a la página de GoFundMe la petición para reunir 500 dólares y enviar "Mariachis Para Aaron", y que en específico le canten la canción popular La Cucaracha; el objetivo inicial era reunir 500 dólares pero se han juntado casi mil 100, por lo que el administrador de la petición dijo que es suficiente.

La idea es mandar todo a las afueras del despacho del abogado, no sin antes consultar con el Departamento de Policía de Nueva York por si se necesita algún permiso y no incurrir en faltas a la ley.

"Cualquier persona que haya sido víctima de discriminación o acoso debe informarlo a la Comisión, llamando al 718-722-3131", dijo el funcionario, al tiempo que aclaró que nunca pregunta sobre el estatus migratorio de quienes interpongan las quejas y que incluso las denuncias pueden realizarse de manera anónima.


Mientras el video acumulaba más de 100,000 reproducciones y muchos no podían creer que alguien se indignara de que personas hablaran diferentes idiomas en una ciudad como Nueva York, algunos internautas empezaron a identificar al hombre.

En la filmación de casi un minuto, Schlossberger se enfurece al escuchar a dos empleados hablar en español y comienza a gritar desaforadamente con un encargado.

"Los 8.6 millones de personas que llaman esta ciudad como su hogar hablar más de 200 lenguajes".


Uno no puede involucrarse en xenofobia, intolerancia, odio y salirse con la suya.

El sujeto los trató de indocumentados y amenazó con llamar a inmigración.

"Mi deducción es que no están documentados, así que mi próxima llamada será al ICE para expulsar a cada uno de ellos de mi país. Si tienen las 'pelotas' de venir aquí y vivir a cuestas de mi dinero, porque si yo pago su bienestar y derecho de estar aquí, al menos hablen en inglés", fue lo que expresó el abogado en el local de comida. Pago por su habilidad de estar aquí. Y lo que, supuestamente, desató su enojo fue que escuchó a los empleados hablar en español.