Panamá condena atentado contra cristianos en Indonesia

Posted May 15, 2018

El suceso de este lunes tuvo lugar un día después de que una serie de ataques coordinados contra tres iglesias de Surabaya, que dejaron al menos 17 muertos y 45 heridos, los cuales fueron cometidos por una familia de seis integrantes, entre ellos dos niños de nueve y 12 años, que habrían regresado de Siria.

El resto de los ataques fueron perpetrados por su marido y sus hijos de 16 y 18 años, según la policía.

Esta mañana, según informó informó Tito Karnavian, jefe de la policía nacional, el padre de la familia detonó una bomba colocada en un auto, dos de los hijos utilizaron una motocicleta para perpetrar su ataque y la madre, que estaba con las niñas, efectuó el tercero.

La policía señaló como autor de los ataques al grupo yihadista afín al Estado Islámico Jemaah Ansharut Daulah (JAD), que podría tener vínculos con la familia.


La explosión ocurrió en un departamento ubicado cerca de una comisaría en Siduarjo, a unos 11 kilómetros al sur de Surabaya, indicó a EFE el portavoz de la policía de la provincia de Java Oriental, Frans Barung Mengera. Otras dos víctimas mortales han sido resultado del ataque contra la Iglesia Cristiana Indonesia, mientras que el último fallecido ha perdido la vida en la Iglesia Pentecostal Central de Surabaya. Su padre, Dita, condujo un coche bomba contra la iglesia pentecostal del Centro Surabaya.

El presidente del país, Joko Widodo, calificó el atentado de "barbárico", "he instruido a la policía a encontrar y desarticular las redes que perpetraron el ataque" afirmó el mandatario.

Por otro lado, la Comunión de Iglesias de Indonesia (PGI) hizo un llamado a los feligreses para que mantengan la calma.

"Se están explorando todas las hipótesis", dijo Mangera.


El Papa Francisco, quien pidió hoy rezar la oración del Regina Coeli en el Vaticano, llamó a "que cesen las acciones violentas" y convocó a los sentimientos "de reconciliación y fraternidad".

Este es el peor atentado de este tipo en Indonesia después de la bomba de Nochebuena del 2000 cuando murieron 18 e hirieron a 100 personas.

La intolerancia religiosa ha aumentado en los últimos años en Indonesia, un país donde casi el 90% de sus 260 millones de habitantes es de confesión musulmana, pero donde también viven minorías como los cristianos, los hindúes y los budistas.