Corea del Norte desmantelará campo de pruebas nucleares; sus bombas, intactas

Posted May 14, 2018

Corea del Sur celebró el reciente anuncio de Corea del Norte de desmantelar su recinto nuclear, antes de la histórica cumbre entre el líder nocoreano Kim Jong-un y el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, prevista para junio próximo.

El Gobierno explicó el proceso a seguir para desmantelar las instalaciones, que incluirá derrumbar los túneles con una explosión, bloquear "por completo" las entradas y eliminar todas las instalaciones de observación, centros de investigación y estructuras de unidades de guardia en el terreno.

Corea del Norte, un país aislado y con una economía duramente golpeada por las sanciones internacionales, ha insistido en que Estados Unidos retire su apoyo a Corea del Sur.

El anuncio de Pyongyang apareció días después de que Washington anunció que la cumbre sin precedentes entre Kim y Trump se realizará el 12 de junio en Singapur.


"Nosotros tenemos muy claro lo que eso significa, y deberá tener un robusto programa de verificación", indicó Pompeo cuando le preguntaron si Corea del Norte está en sintonía con Estados Unidos sobre los alcances que deberá tener un acuerdo de desnuclearización.

Los guardias e investigadores serán retirados y el área circundante del campo de pruebas quedará completamente cerrada, señaló la dependencia, que recordó que el sitio de Pyunggye-ri ha sido escenario de seis pruebas nucleares desde 2006, la última de ellas en septiembre de 2017.

Corea del Norte lleva mucho tiempo queriendo ver el fin de la presencia militar estadounidense y el paraguas nuclear sobre el Sur, pero invadió a su vecino en 1950 y es la única de las dos Coreas que posee armas nucleares.

Trump, que al inicio de su presidencia se dedicó a denostar al líder norcoreano y a amenazarlo con el uso de la fuerza del Pentágono si no desistía de sus planes de desarrollo de armas nucleares, ahora adopta una posición de reconciliación y reconocimiento a quien fuera su enemigo. Corea del Norte había anunciado la conclusión del programa de pruebas nucleares del país, asegurando que había "completado su misión" para probar su capacidad balística el 20 de abril.


"Es un hecho la larga historia de hábil diplomacia de Singapur en un vecindario difícil, que puede ser aceptable tanto para Estados Unidos como para Corea del Norte", consideró Oba.

Kim reveló por primera vez que planeaba derribar el sitio de la prueba nuclear durante una cumbre con el presidente surcoreano Moon Jae-in el mes pasado.

Kim Dong-chul, de 64 años; Kim Sang-duk, de 58, y Kim Hak-song, que ronda los 60, estaban acusados de espionaje u "actos hostiles" contra el régimen norcoreano y estaban retenidos como prisioneros de guerra.