Trump confirma reunión del jefe de la CIA con líder Norcoreano

Posted Abril 19, 2018

Trump, quien habló el martes en su resort de lujo Mar-a-Lago, en Florida, con el primer ministro japonés, Shinzo Abe, no identificó las ubicaciones. Hemos tenido conversaciones a niveles muy altos, extremadamente altos, con Corea del Norte. Y realmente creo que (.) van a darse cosas buenas. Veremos qué pasa, como siempre digo. "Porque al final lo que cuenta es el resultado final", señaló el presidente, sin mencionar el viaje de Pompeo.

Trump dijo también que "cinco locaciones" estaban siendo consideradas para albergar la reunión, que tendría lugar "a principios de junio o antes asumiendo que todo vaya bien".

Al mismo tiempo, los históricos rivales Corea del Norte y Corea del Sur están preparando su propia cumbre, que juntará a Kim y al presidente surcoreano, Moon Jae-in, el 27 de abril, con la intención de poner fin formalmente a la guerra de Corea de 1950-53 como uno de sus principales objetivos.


En marzo se anunció una reunión entre los mandatarios de Estados Unidos y Corea del Norte, para el mes de mayo, aunque aún no hay una fecha exacta.

Estados Unidos no tiene relaciones diplomáticas con Corea del Norte, pero diplomáticos estadounidenses han visitado la nación asiática y Washington ha usado varios canales discretos para comunicarse con Pyongyang, asegura el diario. "Desde los Juegos Olímpicos de Invierno de Pyeongchang, en Corea del Sur, hemos observado un cambio importante en términos del comportamiento de Corea del Norte".

Desde entonces, se dio a conocer que está encabezando los diálogos preparatorios con Pyongyang para la cumbre. El encuentro se llevó a cabo de manera muy apacible y se formó una buena relación.


Sin embargo, la secretaria de prensa de la casa Blanca, Sara Huckabee Sanders, dijo que Trump y Kim no han conversado directamente.

En el plano comercial, Japón teme que Trump intente vincular asuntos de seguridad con temas de comercio, y espera una exención a los aranceles sobre las importaciones de acero y aluminio de Estados Unidos, como la que Washington concedió a la Unión Europea, Canadá y México. Uno de los argumentos a los que recurre Pionyang para justificar el desarrollo de su programa nuclear son las actividades militares de EE.UU. y sus aliados cerca de la península coreana.