Moody's mejora perspectiva de deuda de Pemex, CFE y el NAICM

Posted Abril 16, 2018

La mejora en la perspectiva de la calificación soberana de México refleja que en los próximos 12 a 18 meses no habrá cambios abruptos en las políticas públicas, ni en las tendencias económicas y fiscales del país, gane quien gane la elección presidencial de julio, expuso Moody's.

"Cualquiera que sea el candidato y el partido que gane las elecciones presidenciales y legislativas, de ningún modo está claro que puedan modificar la dirección de la política o revertir las reformas ya implementadas".

Canadá, Estados Unidos y México se encuentran modernizando el TLCAN desde el pasado 16 de agosto, a solicitud de la administración del presidente estadounidense, Donald Trump, quien considera que el pacto ha sido injusto para su país y ha amenazado en varias ocasiones con abandonarlo.


El cambio de perspectiva, de negativa a estable, para el perfil de deuda soberana de México está motivado principalmente por menores riegos de la disolución del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLC), señaló Moody's.

Las reformas estructurales puestas en marcha en el último lustro que, según Moody's, "elevan la resiliencia de la economía mexicana y contribuyen a la moderación de la deuda pública".

"Los riesgos para el crecimiento derivados de la renegociación del TLCAN están cediendo a medida que el compromiso entre los miembros del tratado se ha mantenido sólido, pese al desafiante proceso de negociación", dijo Moody's.


El fideicomiso del nuevo aeropuerto ha emitido bonos de deuda por 6 mil millones de dólares respaldados por los ingresos de la tarifa de uso de aeropuerto de la actual terminal, 2 mil millones en 2016 y 4 mil millones en 2017, comentó la agencia. Las revisiones económicas adoptadas durante la gestión del presidente Enrique Peña Nieto han reforzado la resistencia de la economía mexicana a los choques y la economía crecerá un 2 por ciento este año y un 2,5 por ciento en 2019, con un potencial alcista en los años siguientes basado en la expansión sostenida de Estados Unidos y la inversión extranjera en el sector del petróleo, dijo Moody's.

A la baja, consideró giros políticos que pudieran deshacer dichas reformas, sumados a una mayor laxitud fiscal.