EEUU condena a expresidente boliviano Gonzalo Sánchez a pagar USD 10 millones

Posted Abril 05, 2018

La Fiscalía solicitará los archivos del juicio que en Estados Unidos declaró responsable al expresidente Gonzalo Sánchez de Lozada (Goni) y su ministro Carlos Sánchez Berzaín por los hechos de octubre de 2003, para analizarlos y tratar de vincularlos al trámite de extradición de ambas exautoridades, que hasta hoy se mantiene estancado en el Departamento de Justicia del país del norte.

Al cabo de ocho horas y media de reuniones, el jurado, compuesto por 10 personas, seis de ellas afrodescendientes, abandonó el tribunal sin haber dado un veredicto, por lo que mañana deberá seguir deliberando.

Romero señaló que este anuncio "es una reivindicación de la justicia" y de "un valor colectivo como es el respeto a la vida", pues aunque no se trate de un juicio penal, sino civil, el origen de este proceso "es el genocidio, es la muerte ordenada por Sánchez de Lozada y Sánchez Berzaín contra decenas de compatriotas bolivianos" movilizados en aquellas jornadas.


Las protestas ayudaron a impulsar el ascenso al poder del líder izquierdista Evo Morales, quien cumplió con las demandas de los manifestantes de nacionalizar la industria del gas natural después de asumir el cargo en 2006.

Gonzalo Sánchez de Lozada y el exministro Carlos Sánchez Berzaín, a través de una declaración firmada por sus abogados, expresaron su desacuerdo en el veredicto de la Corte Federal de Florida que los encontró "responsables" por las muertes en octubre de 2003.

El proceso fue impulsado en base a acuerdos con diferentes instituciones de EEUU para financiar el patrocinio de los abogados, entre ellos el programa de Derechos Humanos de la Universidad de Harvard, el Centro de Derechos Constitucionales, y una firma de abogados que no solamente aportaron con su trabajo, sino facilitaron el traslado y la estadía de las víctimas en Estados Unidos, explicó Mayta.


Los demandantes incluyeron una pareja cuya hija de ocho años recibió un disparo de bala perdida.

Si bien el jurado de Estados Unidos declaró culpables a los acusados, aún falta la ratificación del juez, debido a que la defensa presentó moción para dejar sin efecto el juicio.

Partidarios de Sánchez de Lozada han dicho que algunos de los manifestantes estaban armados y que era difícil determinar quién disparó en medio del caos.