Hondureños exigen justicia a 2 años del homicidio a Cáceres

Posted Marcha 06, 2018

Poco tiempo después de la protesta frente al Ministerio Público, la Agencia Técnica de Investigación Criminal (ATIC), anunciaba la captura en San Pedro Sula, norte del país, de Roberto Castillo, quien era el presidente ejecutivo de DESA cuando Cáceres fue asesinada.

Ocurrió en la madrugada del 3 de marzo de 2016: un grupo de sicarios entró en la casa de Berta Cáceres y acribilló a la ambientalista hondureña que se oponía al a construcción de una represa.

La ambientalista tenía medidas cautelares de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) con sede en Washington, debido a esas amenazas.

El fracaso de las autoridades de Honduras en identificar a los responsables del asesinato de la activista defensora del medio ambiente Berta Cáceres pone en grave peligro a cientos de defensores de los derechos humanos en ese país, considera Amnistía Internacional (AI). Entre 2012 y 2015 el COPINH, la organización a la que pertenecía Berta Cáceres, sufrió el asesinato de al menos diez de sus integrantes (Santos Alberto Domínguez Benítes, Tomás García, Nelson García, Lesbia Yaneth Urquía, Olayo Hernández Sorto, William Jacobo Rodríguez, Moisés Durón Sánchez, Maycol Rodríguez, Irene Meza y la propia Berta Cáceres).


Las autoridades de Honduras capturaron este viernes al sospechoso de ser el autor intelectual del asesinato de la líder ambientalista Berta Cáceres, crimen del que este sábado se cumplen dos años, informó una fuente oficial.

"La empresa rechaza totalmente esta decisión que se desprende de presiones internacionales y campañas de desprestigio de diversas ONGs hacia la empresa", añadió.

Olivia Cáceres sostuvo que, "según un informe de la misma policía, realizado una semana después del crimen, en el que decomisaron celulares y documentos de la empresa, en el asesinato de mi mamá están vinculados ex diputados y diputados actuales que son accionistas de la compañía y que son señalados como autores intelectuales en un grado intermedio".

La Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para Derechos Humanos en Honduras (OACNUDH) expresó en un tuit "su apoyo a la familia de Berta Cáceres y su acompañamiento en la búsqueda de la verdad".


Destacó en un comunicado "la responsabilidad" del Estado de Honduras de investigar este caso con la "debida diligencia" a través de una investigación "expedita, independiente, pronta y exhaustiva".

Guevara Rosas precisó que la justicia para la índigena del pueblo Lenca significa ir tras aquellos que ordenaron su asesinato, algo que esta "investigación escandalosamente fallida no ha logrado".

Detalló que por el crimen de Berta Cáceres ocho personas fueron detenidas en 2016, entre ellos un empleado de la empresa DESA y un mayor de las fuerzas armadas hondureñas.

En un comunicado, reconoció que esa captura obedece a "la lucha y la exigencia de justicia del pueblo lenca y los pueblos del mundo, y no a una dádiva de este gobierno asesino y violador de derechos".