La lavandería de Ricardo Anaya; PGR ya investiga

Posted Febrero 25, 2018

La PGR realiza una investigación por el delito de lavado de dinero en la compra-venta de un inmueble en Querétaro, en la que se involucra al candidato presidencial de la coalición Por México al Frente, Ricardo Anaya.

"Por tanto de esta forma lograr el objetivo de hacerle llegar los recursos a Ricardo Anaya por conducto de la mencionada empresa, esto seguramente por la gran relación de amistad que guardan Manuel Barreiro y Ricardo Anaya desde hace muchos años", se lee en la declaración de Daniel Rodríguez. Primero a través de una empresa llamada Tesorem, de donde salieron los 54 millones hacia una empresa llamada Manhattan Master Plan Development, que fue la que finalmente compró el lote a Juniserra, reveló el abogado Joaquín Xamán McGregor a El Universal.


Por esta razón, exigió a la PGR, que le dé el mismo peso a esa información, como lo hizo con dos presuntos implicados anónimos y que "milagrosamente" localizaron en dos días a Barreiro.

En respuesta, el coordinador de los senadores del PRI, Emilio Gamboa, rechazó que su partido esté detrás de las acusaciones de lavado de dinero contra Anaya.


Previamente, manifestó que está dispuesto a declarar acerca de la denuncia presentada en su contra por presuntamente orquestar una red de empresas fachada que triangularon una suma millonaria en varios países y paraísos fiscales para simular la compraventa de una nave industrial. El semanario Proceso reveló que en 2009, cuando renunció a la secretaría particular del gobernador panista de Querétaro, Francisco Garrido Patrón, creó la Fundación por más Humanismo A.C. para favorecer a algunos empresarios cercanos al panismo queretano.

"Los vínculos del empresario Barreiro no son con Anaya, más bien son con el PRI", dijo. "Nos hemos reunido alguna vez" declaró Anaya, que reprochó que este asunto salió a la luz justo cuando se descubrió que hubo un desvío de dinero público de Sedesol y Sedatu.


Según Proceso, de los 7.8 millones de pesos recaudados de la venta del edificio, Anaya le pagó el millón 650 mil pesos a Jaik Villarreal -12 mil pesos más de lo que costó el terreno al inicio-, pero también se transfirieron cuatro millones 909 mil pesos a la empresa JV Construcciones Civiles, quien es dueño el mismo Jaik.