Un monstruo vivía bajo nuestro techo y no lo sabíamos

Posted Febrero 20, 2018

Nikolas Cruz, exestudiante de la escuela secundaria Marjory Stoneman Douglas de Parkland en Florida, acusado de matar a 17 personas en un tiroteo, compareció ante la corte de Broward, ayer por la tarde. "Tuvimos a este monstruo viviendo bajo nuestro techo y no lo sabíamos", expresó, según publicó AFP.

Kimberly y James Snead, el matrimonio que acogió en su hogar a Nikolas Cruz tras la muerte de su madre adoptiva, rompió el silencio durante una entrevista con el canal ABC News. "Era muy inocente. No era tonto, sencillamente inocente", comentó James, quien detalló que el joven no sabía cocinar, usar un microondas ni lavar la ropa.

El joven de 19 años, dijo el pasado jueves a su abogado Gordon Weekes que su cliente estaba "profundamente arrepentido", "roto" y que es "consciente de lo que está pasando".

Los Snead dijeron que Cruz parecía deprimido, pero no sintieron, como otros han dicho, que Cruz fuera alguien que probablemente atacaría en una escuela.


Desde un helicóptero, reporteros capturaron el momento cuando Nikolas Cruz fue encarcelado.

La estudiantes se encontraba escondida dentro de un armario en la escuela en Parkland, Florida, cuando se suscito el tiroteo. Sin embargo poco después dijo que no era nada importante. "No voy a a la escuela el día de San Valentín", manifestó.

Kimberly Snead había llevado a Cruz a una terapia solo cinco días antes del tiroteo. Cuando el tiroteo comenzó, el hijo logró escapar ileso hacia una escuela cercana, de acuerdo con el Sun Sentinel. Pero, con condiciones. Cruz debía seguir las reglas de la casa, y en particular con las que tenían que ver con respecto a la seguridad y el uso de las armas de fuego.

Si Cruz quería alguna de sus armas, debía pedirle permiso.


17 de mis compañeros de clase se han ido.

"Tenían las cosas con seguro y creían que eso sería suficiente, que no sería ningún problema", añadió Lewis.

Kimberly Snead se abalanzó contra él enojada antes de ser detenida por su esposo.

Una joven sobreviviente de la matanza en Florida, Emma Gonzalez, conmovido a todos con un emotivo discurso contra las armas durante una manifestación este sábado en Fort Lauderdale.


"Dijo que lo sentía mucho, pidió disculpas".