Revuelo por pruebas de emisiones de automóviles en humanos y monos

Posted Febrero 01, 2018

Por su parte, el gobierno alemán ha subrayado que los experimentos no tienen ninguna justificación ética ni científica, y ha llamado a las empresas a reducir las emisiones en lugar de intentar probar que no son dañinas.

Los fabricantes alemanes de automóviles usaron al Grupo de Investigación Europea sobre Medio Ambiente y Salud en el Sector del Transporte, también conocido por sus siglas en alemán EUGT, para realizar las pruebas, informó The New York Times el viernes.

Volkswagen, BMW y Daimler, el propietario de Mercedes, financiaron un estudio de 2014 en el que los monos enjaulados se vieron obligados a inhalar los vapores de un Volkswagen diesel.

De momento, Volkswagen ya ha cesado temporalmente a su apoderado general, Thomas Steg, hasta que se aclaré lo sucedido.


Volkswagen, Daimler y BMW no han tardado en defenderse asegurando que el grupo de investigación hizo un trabajo científico legítimo, pues según asegura Daimler en un comunicado "todo el trabajo de investigación encargado a la EUGT fue acompañado y revisado por un comité asesor de investigación formado por científicos de reconocidas universidades e institutos de investigación".

Helmut Greim, responsable del consejo asesor de investigación de la EUGT en ese entonces, declaró al semanario "Der Spiegel" que los fabricantes automovilísticos "naturalmente conocían los experimentos" y aseguró que "no pusieron ninguna objeción" ante los cuestionados experimentos. Pero Volkswagen rechazó ese estudio por lo que después de hizo con monos: "Les dijimos que por supuesto no lo íbamos a consentir".

El presidente de Volkswagen, Matthias Müller, afirmó el lunes tras conocerse la noticia que los ensayos fueron "repugnantes y antiéticos" y consideró que demuestran que su empresa y la industria deben confrontarse de manera "más seria y sensible con las cuestiones éticas". Un año antes de que saliera a la luz el escándalo del llamado 'dieselgate' que reveló la instalación de un software para falsear el nivel de emisiones de dioxido de nitrógeno en los test oficiales en millones de vehículos del Grupo Volkswagen.

Steg, horas antes de ser suspendido, había asegurado que los dos experimentos no tenían nada que ver el uno con el otro.


Los diarios alemanes indicaron que los 3 fabricantes de autos pagaron experimentos en los que hicieron inhalar gases de motores a monos y humanos para determinar los efectos que tienen en el sistema respiratorio y en la sangre.

Además, Steg reconoció que se enteró vía correo electrónico de que la EUGT pretendía experimentar sometiendo también a humanos a emisiones de gases.

El lobista principal de Volkswagen dijo este martes que el gigante automovilístico dejaría de realizar con experimentos con animales para sus productos.