La Casa Blanca confirma que Donald Trump irá a Davos

Posted Enero 23, 2018

Todavía así, el líder de mayoría republicana Mitch McConnell, de Kentucky, sometió a votación la ley de gasto a las 10:00 de la noche (4:00 de la madrugada en España), que había conseguido sacar adelante el portavoz de la Cámara de Representantes Paul Ryan, de Wisconsin. Finalmente, obtuvieron solo 50 apoyos.

Si nada cambia en los próximos minutos, el gobierno se quedará sin fondos a partir de la medianoche (05.00 GMT).

El director de asuntos legislativos de la Casa Blanca, Marc Short, insistió este sábado en rueda de prensa que la administración no negociará con los demócratas sobre el tema de "inmigrantes ilegales", a menos que se reabra el gobierno federal.

En una breve nota oficial, la Casa Blanca responsabilizó a los demócratas, a los que tildó de “perdedores obstruccionistas, no legisladores”, por el fracaso en las negociaciones para hallar una solución temporal. "El presidente y su administración luchará por y para proteger al pueblo estadounidense".


Y para reforzar los esfuerzos que buscaban evitar la parálisis del gobierno, el mandatario convocó de urgencia al líder del Partido Demócrata en el Senado, Chuck Schumer, para una reunión. "Si el estancamiento continúa, los republicanos deberían ir al 51% (opción nuclear) y votar por un presupuesto real a largo plazo", tuiteó Trump.

Se espera que el Senado retome las negociaciones sobre el financiamiento del gobierno al mediodía.

¿Cuál es el desencuentro?

Los senadores demócratas exigían que junto al presupuesto se aprobara un acuerdo migratorio que incluyera un camino a la ciudadanía para cientos de miles de jóvenes indocumentados conocidos como "soñadores", cuyo alivio de la deportación expira en marzo por orden de Trump, pero no hubo acuerdo.

"Este es el primer aniversario de mi presidencia y los Demócratas querían dar un bonito regalo", agregó con ironía.


Los demócratas condicionaban su apoyo a las cuentas a que Trump y los republicanos accedieran a regularizarlos, pero estos no han dado su brazo a torcer. "Sin embargo, creo que será extremadamente difícil para el Partido Republicano convencer a los no republicanos de que es culpa de los demócratas", señaló.

Los empleados en estos departamentos serán puestos en "licencia".

Semejante drama político no se vivía en Washington desde 2013, cuando se sentaba en el Despacho Oval el demócrata Barack Obama y el gobierno cerró parcialmente sus puertas durante 16 días. En aquella ocasión, unos 800.000 de los 2,1 millones de trabajadores federales civiles se vieron afectados por la medida.