FMI eleva perspectiva de crecimiento para México

Posted Enero 23, 2018

Según sus nuevos cálculos, la economía mundial creció un 3.7 por ciento, una décima más que en su previsión anterior, publicada durante su asamblea anual del año pasado.

Esa reforma en EEUU podría estimular la actividad económica e incrementar las inversiones en ese país, al cual la economía de México está anclada, resultado de la "reducción de los impuestos a las corporaciones", puntualiza el documento.

Las previsiones de crecimiento mundial para 2018 y 2019 fueron revisadas al alza en 0,2 puntos porcentuales por el organismo multilateral, hasta el 3,9% para cada uno de estos años.


El pronóstico del crecimiento del PIB en la UE fue mejorado en 0,3 puntos porcentuales hasta un 2,2% y un 2%.

Entre las economías avanzadas, los repuntes en el tercer trimestre de 2017 que resultaron por encima de los pronósticos, correspondieron a Alemania, Japón, Corea del Sur y Estados Unidos, mientras que mercados emergentes importantes como Brasil, China y Sudáfrica también superaron las proyecciones, aunque en menor medida.

La institución elevó sus previsiones para el crecimiento económico de México, gracias a que prevé que se beneficie de una mayor demanda de Estados Unidos.


En tanto, señaló una "recuperación más firme de Brasil", donde aumentó la expectativa de crecimiento este año de 1,5% a 1,9%.

El prestamista internacional también consideró que habrá un efecto favorable de los altos precios de las materias primas y mejores condiciones financieras en algunos países que exportan esos bienes.

El anuncio fue realizado por la directora gerente del FMI, la francesa Christine Lagarde, quien advirtió no obstante del riesgo de caer en la complacencia que la publicación de las cifras positivas puede tener.


"Es claramente una recuperación cíclica, y sin la continuidad de reformas, las fuerzas fundamentales que nos preocuparon sobre la 'nueva mediocridad' (...) permanecerán en sus lugares", alertó durante una conferencia de prensa en Davos, Suiza. Pero más allá de esta buena noticia, el economista remarcó que "los líderes políticos y los responsables de las políticas deben permanecer conscientes de que el impulso económico actual refleja una confluencia de factores que es poco probable que dure mucho tiempo".