Colombia: la ONU condena el asesinato de dos exguerrilleros de las FARC

Posted Enero 19, 2018

La Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC) informó este miércoles que dos de sus militantes activos fueron asesinados en el municipio Peque, departamento colombiano de Antioquia (noreste), tras un encuentro con la comunidad.

Sobre la muerte de los exguerrilleros Wilmar Asprilla y Ansel de Jesús Montoya en el municipio de Peque, Antioquia, el ejecutivo aclaró que estos no habían solicitado seguridad; por tanto no se encontraban incluidos en las listas de protección. "También, insta a todas las instituciones competentes a no escatimar esfuerzos para una pronta investigación y la judicialización de los responsables", reza el comunicado de la Misión de la ONU, citado por El Espectador.

Dos más para la lista de 50 exguerrilleros asesinados
Colombia: FARC denuncia nuevos asesinatos de excombatientes

Desde su cuenta oficial de Twitter, la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común hizo un llamado al Gobierno para que se pronuncie y actúe ante los asesinatos de sus excombatientes.

La misión de la ONU en Colombia, que verifica la reintegración de los excombatientes y la implementación del pacto de paz, exhortó a las autoridades a "garantizar el libre ejercicio de los derechos políticos durante el proceso electoral".


Finalmente, expresaron condolencias a los familiares de los dos excombatientes asesinados.

Sin embargo, Rivera señaló que esa situación obligará a revisar los programas de seguridad para los excombatientes de la ahora desmovilizada guerrilla de las FARC (convertida en partido político de izquierda), de manera que ese tipo de hechos no se repitan.


Agregó que en la referida zona antioqueña hay presencia del Clan del Golfo (principal banda del crimen organizado en el país) y todo indica que podrían ser los autores del asesinato de los exguerrilleros, aunque la justicia determinará la verdad de los hechos.

En un comunicado, la ahora exguerrilla exigió al gobierno que garantice la seguridad de sus militantes de cara a las legislativas y presidenciales de este año, en que la FARC participará tras medio siglo de fallida lucha armada por el poder.