Jorge Glas pierde su cargo como vicepresidente de Ecuador — Es oficial

Posted Enero 06, 2018

Según el decreto ejecutivo con el que se la designó, Vicuña estará en ese cargo mientras "dure la ausencia temporal" de Glas, quien la medianoche del martes cumplió tres meses de prisión.

El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, confirmó hoy que Jorge Glas, procesado por el escándalo de corrupción de la firma brasileña Odebrecht, dejó de ser vicepresidente del país, conforme mandata la Constitución ecuatoriana.

El artículo 150 de la Carta Magna establece que la Asamblea Nacional "elegirá su reemplazo de una terna presentada por la Presidencia de la República". Si el Parlamento no se pronuncia en 30 días, se entenderá que Vicuña es la elegida por ser la primera de la lista.


Glas ingresó en prisión preventiva el pasado 2 de octubre y el 13 de diciembre fue sentenciado a seis años de cárcel en primera instancia, aunque la defensa del ahora exvicepresidente apelará a la sentencia, según reporta la agencia Efe. El partido oficialista está fraccionado entre los partidarios de Moreno y los del exgobernante Rafael Correa (2007-1017).

El ahora ex vicepresidente de Ecuador ocupaba el puesto desde el año 2013.

El aún vicepresidente, elegido en binomio con Moreno, sostiene que es inocente y que no ha faltado al cargo porque está haciendo uso de sus vacaciones, algo que el gobierno no reconoce.


Entre tanto, el secretario nacional de Gestión de la Política, Miguel Carvajal, dijo en una entrevista radial cómo debe ser la persona que asuma el cargo de vicepresidente de la República.

Después de que la Asamblea Nacional resuelva, la prioridad nacional será la consulta popular, mediante la cual los ecuatorianos acudirán a las urnas para pronunciarse sobre varios temas que tienen que ver con la gobernabilidad, como -por ejemplo- la reelección indefinida, la participación ciudadana, la muerte civil para los políticos sentenciados por casos de corrupción, la plusvalía, la minería y el Yasuní.

La Corte Constitucional ya autorizó el enjuiciamiento político, mediante el cual el Legislativo -que todavía no pone fecha- puede censurar y destituir altos funcionarios.