A seis meses del mundial, presidente del fútbol ruso deja su cargo

Posted Diciembre 27, 2017

Vitali Mutko renunció por seis meses a la presidencia de la Federación de Fútbol de Rusia, tras el escándalo de doping por el que fue acusado.

El papel de Mutko en el fútbol es especialmente significativo por la cercanía de ese Mundial de 2018 (14 junio-15 julio). "He solicitado suspender mis funciones por un periodo de seis meses", ha declarado.

En una conferencia de prensa, Mutko reveló que el martes va a recurrir ante el Tribunal Arbitral del Deporte (TAS) contra esa decisión de las instancias olímpicas, anunciada el pasado 5 de diciembre.


Eso sí, el hombre seguirá al frente de la Jefatura del Comité Organizador del Mundial. Mutko era entonces el ministro de Deportes de Rusia.

"No hay pruebas" de que Rusia haya orquestado una operación de dopaje auspiciada por el Estado, manifestó.

Días atrás, el COI también decidió en consecuencia prohibir la participación de los atletas rusos en los Juegos Olímpicos Invernales que se llevarán a cabo del 9 al 25 de febrero en PyeongChang, Corea del Sur.


El viernes, el diario ruso Kommersant había afirmado, apoyándose en fuentes anónimas, que Mutko se preparaba para dimitir como presidente de la Federación Rusa de Fútbol por la "presión" de la Federación Internacional (FIFA).

La FIFA aseguró que entiende la decisión de Mutko.

Mutko dejó además la puerta abierta a abandonar también su cargo de presidente del Comité Organizador de Rusia 2018. El COI, a través de diferentes investigaciones, consideró que Mutko "creó y dirigió" este sistema de dopaje para conseguir mejores resultados en las citas de Sochi, donde ejercieron de anfitriones, y Río.