Trump celebra una reforma histórica — Drop d'impuestos

Posted Diciembre 03, 2017

El Senado de Estados Unidos aprobó en los primeros minutos de hoy una reforma fiscal de casi 1.5 billones de dólares, de dimensiones históricas y que se había convertido en una urgente prioridad política para el presidente Donald Trump y el partido republicano.

Por su parte el presidente Donald Trump festejó esta aprobación, lo que sería su primer victoria ante el legislativo en su mandato.

El director de asuntos legislativos de la Casa Blanca, Marc Short, dijo a los periodistas en el Capitolio: "No creo que los recortes tributarios vayan a reducirse". Trump expresó la esperanza de que el proyecto definitivo esté listo para su firma antes de Navidad.


Los senadores votaron 51-49 para aprobar el plan, cerrando los días de debate y retorciéndose las manos mientras el liderazgo trabajaba frenéticamente entre bastidores para ganar a los que se resistían y lograr que la propuesta estuviera en línea con las reglas de la cámara.

A las dificultades para salvar el proyecto en el Senado ha contribuido la mala relación del presidente republicano con varios de los senadores de su propio partido: el rifirrafe que Jeff Flake, de Arizona, protagonizó con Trump hace poco más de un mes resultó sonado, y ahora ha sido uno de los legisladores que más obstáculos ha puesto para bendecir la reforma.

Decenas de personas se mostraron en contra de la reforma fiscal que fue aprobada por el Senado de Estados Unidos.


Los republicanos promocionaron el paquete como uno que beneficiaría a personas de todos los ingresos e impulsaría la economía.

Aunque el proyecto prevé recortes de impuestos para familias e individuos, el Comité Conjunto de Impuestos del Congreso aseguró en su última estimación que tan solo el 44% de los estadounidenses verán una reducción anual de más de $500.

En la imagen, un manifestante protesta contra la reforma fiscal enel Capitolio, el 30 de noviembre de 2017. El partido ve la aprobación de la medida como algo crucial para conservar sus mayorías en ambas cámaras federales en las elecciones del año que viene. Compararon la reducción permanente en los impuestos a las empresas, del 35 al 20%, con rebajas fiscales más pequeñas para los particulares que terminarían en 2026.


La ley está "alejada de la realidad de lo que necesita el pueblo estadounidense", afirmó el líder de la minoría en el Senado, Chuck Schumer, demócrata por Nueva York.