Uber reconoce "error" a no avisar grave hackeo, pero no ofrece disculpas

Posted Noviembre 23, 2017

Entre esos 57 millones de usuarios figuran 600,000 choferes estadounidenses cuyos nombres y números de permisos de conducir fueron pirateados.

La compañía no alertó a las victimas tampoco a las autoridades cuando se descubrió el hackeo, en lugar habría pagado 100 mil dólares a los hackers para que "devolvieran" la información.

Dara Khosrowshahi
GETTY IMAGESEl actual consejero delegado de Uber Dara Khosrowshahi reconoce que se enteró “hace poco” del robo de la información

Dara Khosrowshahi asumió el cargo el 30 de agosto de este año.

"Identificamos posteriormente a los individuos y obtuvimos garantías de que la información descargada se había eliminado", precisa el comunicado, sin dar más detalles.


La empresa de transporte Uber rechazó que se hayan realizado hackeos a cuentas de datos de usuarios de México como sucedió en Estados Unidos donde piratearon información de 57 millones de sus clientes.

"Usted puede estarse preguntando por qué estamos hablando de esto ahora, un año después, y yo tenía la misma pregunta, así que de inmediato solicité una investigación exhaustiva de lo que sucedió y cómo se manejó".


"Nada de esto debió de haber pasado y no daremos excusas", dijo la directora general de Uber, Dara Khosrowshahi, en una declaración y agregó que a empresa ubicará la integridad en el centro de todas las decisiones de la compañía. "A pesar de que no puedo borrar el pasado, me puedo comprometer en nombre de cada empleado de Uber que aprenderemos de nuestros errores", ha señalado Khosrowshahi, quien ha indicado que aunque no puede "borrar el pasado" sí se puede comprometer a aprender de sus "errores".

En enero, fue multada con US$20.000 por no informar sobre un robo similar -aunque menor- ocurrido en 2014.


No obstante el portal Bloomberg explica cómo ocurrió todo: el ex CEO Travis Kalanick (el mismo que tuvo que renunciar hace unos meses tras un vergonzoso video en que discute con un conductor de la firma) supo sobre el ataque al mes siguiente y su entonces jefe de seguridad se encargó de conjurar el peligro mediante el pago de una suerte de rescate a los hackers.