EU libera a niña mexicana con parálisis cerebral

Posted Noviembre 05, 2017

Hernández debía someterse el martes a una operación de vesícula biliar y viajaba en la ambulancia junto con una prima, que es ciudadana estadounidense, desde Laredo -donde la niña vive con su familia- a un hospital en Corpus Christi, a unos 210 kilómetros de distancia.

De acuerdo con la ONG, Unión de Libertades Civiles Americanas, (ACLU, por sus siglas en inglés), la menor de 10 años de edad fue entregada a su familia y se dispone a recuperarse de su intervención quirúrgica sin la amenaza de deportación.

Felipa de la Cruz, de 39 años, cruzó la frontera con su hija Rosa María en 2007, cuando la niña solo tenía tres meses.


Los agentes fronterizos los siguieron hasta el hospital.

"Rosa María es finalmente libre".

ACLU demandó el 31 de octubre a la Oficina de Reasentamiento de Refugiados y a la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de EE.UU, para conseguir que Rosa María vuelva con su familia.


Al salir del hospital fue recluida en un centro de detención de menores en San Antonio, según medios locales.

Luego de que se diera a conocer el caso de Rosa María Hernández, diversas organizaciones civiles se pronunciaron para exigir la liberación de la niña y entregarla a sus padres. Priscila Martinez, activista del Fondo de Acción por la Defensa de los Trabajadores, dijo que mientras estuvo detenida, Rosa María mostró indicios de retraerse socialmente y se negó a comer su pan favorito. Agentes de la Patrulla Fronteriza le solicitaron sus documentos de residencia y al no acreditarlos, informaron al Consulado de México que en cuanto la niña se estabilizara de la operación, sería enviada a su país de origen.

Pero la CBP indicó en un comunicado emitido después de que Rosa María fue detenida que "con relación a la ley, no hay discreción en torno a si los agentes deberían hacerla respetar o no".