Princesa japonesa renuncia al Imperio para casarse con un plebeyo

Posted May 18, 2017

La princesa de 25 años de edad anunció que contraerá matrimonio en 2018 con el joven Kei Komuro, por lo que es obligada a renunciar a sus derechos como miembro de la familia imperial, con excepción de los hombres, tal y como lo establece la legislación japonesa.

Mako, de 25 años, es la primogénita del príncipe Akishino.

El prometido de la princesa apareció en cámaras este miércoles frente a la oficina legal de Tokyo, donde trabaja. Kei Komuro es una persona gentil y de carácter reservado; fue criado por su madre y su abuelo tras la muerte de su padre.


Según la tradición japonesa, Mako perderá su título imperial en el momento que se case con el plebeyo, pues en Japón no está permitido que un hombre adquiera un título por casarse con una princesa, como sucede en las monarquías europeas. La joven es en otras palabras, nieta del emperador Akihito.

La princesa ha estado realizando actos de representación del país asiático, como su reciente viaje a Paraguay en septiembre de 2016 para participar en los actos por el 80 aniversario de la llegada de los primeros inmigrantes nipones a ese país.

La princesa Mako protagoniza una historia de amor que enternece al mundo. En un mensaje en video de agosto del año pasado, el emperador dio a entender que estaba pensando en abdicar porque estaba cada vez más débil.


Sin embargo, el matrimonio de la princesa debilitará a la familia imperial de Japón, pues cada vez es más avejentada y escasa de la brecha generacional.

Mako, hija mayor de los príncipes Fumihito y Kiko, nació el 23 de octubre de 1991.

La dinastía reinante está actualmente compuesta por 19 miembros, de los cuales solo cuatro son varones: el emperador Akihito (83), el príncipe Naruhito (57), el príncipe Akishino (51) y el príncipe Hisahito (10). Este hecho ha generado un debate sobre la familia real japonesa debido a que la princesa debe convertirse en plebeya antes del matrimonio y de esa forma, dejar de lado su estatus real.